Artículos

ESTUDIOS BIBLICOS PARA EL LIDER Y ESTUDIOSOS DE LA PALABRA


EL PARTIMIENTO DEL PAN

La comunión de los santos es el resultado de la unidad del espíritu en el vínculo de la paz, con el propósito de llegar a la unidad de la fe, "Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles y en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan, en las oraciones" (Hechos 2:42).

"Y perseveraban unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón" (Hechos 2:46).

"La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo?, el pan que partimos ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan" (1ª Corintios 10:16-17).

"Este es el mensaje que hemos oído del él y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él y andamos en tinieblas mentimos y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz como él está en luz, tendremos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo su hijo nos limpia de todo pecado" (1ª Juan 1:5-7).

La noche en que fue entregado el Señor, celebró la pascua con los apóstoles, después de los cuales instituyó la cena o partimiento del pan, "Y tomó el pan y doy gracias y lo partió diciendo: Este es mi cuerpo que por vosotros es dado, haced esto en memoria de mí. De igual manera después que hubo sanado tomó la copa diciendo esta copa es mi nuevo pacto en mi sangre que por vosotros se derrama" (Lucas 22:19-20).

Pablo instruyó a la iglesia como observarla. "De manera que cualquiera que comiere este pan y bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado de la sangre del Señor. Por tanto pruebese cada uno a sí mismo y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre nosotros, y muchos duermen. Si, pues nos examinásemos a nosotros mismos no seríamos juzgados, más siendo juzgados, somos castigados por el Señor para que no seamos condenados con el mundo. Así que, hermanos míos, cuando nos reunís a comer, esperaos unos a otros. Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio" (1ª Corintios 11:27-34). Así fue instituido el uso del pan literal y del fruto de la vid, los cuales se toman literalmente, como emblema del cuerpo partido y de la sangre derramada. Hay también un significado espiritual y una bendición al participar de ella, la cual es la memoria de su muerte y es la confesión de que todos los que participamos somos un cuerpo.

[Índice]