Artículos

ESTUDIOS BIBLICOS PARA EL LIDER Y ESTUDIOSOS DE LA PALABRA

 

 

TEMA DE ORACIÓN Y AYUNO

ORACIÓN, ORAR (hablar, llamar): Es levantar el corazón a Dios para adorarlo, alabarlo, darle gracias, pedirle perdón o misericordia, y pedirle favores o mer­cedes para uno mismo o para otros.

Rezar (recitar): Es orar recitando oraciones ya hechas por Dios para que las recitemos los hombres, como los Salmos, Padrenuestro, el Rosario, y otras oraciones bíblicas: Muy usado en el A.T., en privado y en publico, con todos los Salmos y otras muchísimas plegarias de la Biblia, y muy usado en el cristianismo, con los Salmos, el Padrenuestro el Rosario, y la Santa Misa, que es la oración perfecta, porque incluye el Sacrificio del Calvario, oraciones de todas clases, y rezos preciosos. Ver "Misa".

Necesidad: La oración es una necesidad para el hombre, que es un ser incurablemente religioso: Es un fenómeno universal, de todas las razas de todos los tiempos.

"Comunión: En el cristianismo, la oración es algo esencial, de cada minuto de cada día, porque es esencialmente "Comunión": "Común-unión" del hombre con Dios: Dios quiere la unión con el hombre, ¡sus delicias, no es vivir entre las estrellas, o en el Sagrario, sino vivir entre los hombres y mujeres! (Sal.149:4). Y el hom­bre y la mujer necesitan la amistad de Dios, porque el hombre viene de Dios, va a Dios, y su corazón nunca descansará hasta que viva plenamente en Dios, ¡ninguna otra cosa finita puede satisfacer sus ansias infinitas!

La diferencia más radical entre el animal y el hombre, es que el "animal" es completamente feliz y satisfecho con posesiones terrenales, y el "hombre" nunca puede sentirse satisfecho con posesiones terrenales, ¡ni aunque poseyera el universo entero con todos sus placeres, riquezas y honores!... todo el universo entero es poca cosa para el hombre, quien es un pozo infinito que sólo puede llenarse con el infinito; es un ser libre, como Dios, e inmortal, como Dios, y sólo Dios puede llenar sus ansias de amor y gozos infinitos.

"Oracion continua". "Orad sin cesar": El cristiano debe "orar continuamente", "sin cesar", en cada segundo de cada día, así nos dicen Jesús y Pablo (Lc.18:1, 1 Tes.5:16-18)... Es el secreto del "gozo", dice Pablo en el verso 16.

Se "ora continuamente" de dos formas:

1- Dando gracias a Dios "por todo" y "en todo" (Ef.5:20, 1 Tes.5:18): "Por todo", porque todo lo que nos pasa y tenemos nos to regala Dios, que se preocupa tanto por cada uno de nosotros que "hasta los cabellos de nuestra cabeza tiene contados" (Mt.10:30): Dar gracias por el sol, las tormentas, las alegrías... y hasta por los dolores, que son las "trompetas" del Apocalipsis con que Dios nos grita a los oídos, son los cariños más amorosos del Señor. Ver "Dolor" y "Accion de gracias".

2- Dándole a Dios todo to que Él nos da, ¡y dárselo a través del vecino!, porque el vecino es Cristo, que nos pide pan y agua y cariño y comprensión... y cualquier cosa que le hagamos al vecino, se la estamos haciendo a Cristo, Mt.25:31­46. Ver "Dar", "Amor", "Obras".

E1 "gozo" es algo esencial en las dos formas de orar continuamen­te: Dar gracias a Dios "con gozo", por todo y en todo, porque todo lo que Dios nos da es exactamente to mejor para nosotros en cada momento del día. Y dar al vecino con "gozo", porque se lo estamos dando a Cristo, y, además, cuanto más demos, más tendremos; en lo espiritual, porque el amor, como la sonrisa, mientras no lo demos, no lo tenemos.., y en lo material: El 100 por uno, ofrece Dios, ¡en esta vida!, o lo que es lo mismo, ¡el 10.000 por ciento!, en esta vida, en casas, o campos, o hermanos o hermanas (Mr. 10: 282-30).

Clases de Oracion:

1- Privada:

- Cristo era constante: Mt.14:23, 26:36, 39, Mr.1:35, Lc.9:18,29.

- Prescrita por Jesús, Mt.6:6.

- 3 veces: Mañana, tarde y noche, Sal. 55:17.

- 7 veces al día (Sa1.119:164), porque el justo cae 7 veces al día, Prov.24. - "Continuamente", "sin cesar": Ver párrafos anteriores, "día y noche", Sa1.88:1.

- Será premiada en público, Mt.6:6.

2- En Familia: La familia que ora unida se mantiene unida (y reuniones):

- Jesús estará presente, Mt.18:20.

- Promete que concederá lo que se le pida, Mt.18:19.

- Castigos del descuido, Jer.10:25.

- Ejemplos: Abraham (Ge.12:5-8), Ja­cob (Ge.35:2-7), Cornelio, Pablo y Barnabás y Silas (Hch.10:2, 16:25, 20:36, 21:5.

3- Pública (el culto público): Dios la a­cepta, y promete oírla y bendecirla, Is. 55:6,   2 Cr. 7:14-16,          Ex. 24: 24.

- Los 5 primeros libros de la Biblia de­dican más de 27 capítulos completos para decirnos cómo hacerla, Ex.25­40, Lev.l-7, 23-25, Num.28-29.

- Jesús asistió, Mt.12:9, Lc.4:16.

- Lo "mandó": Lc.22:19, 1 Cor.11:24,25

- Dio 2 modelos: Lc.11:2, 22:19.

- Los primeros cristianos así to hicieron "a diario", Hch.2:42.

Tipos de Oración: Adoración, alabanza, acción de gracias, arrepentimiento, súplica, petición, intercesión... Los salmos están llenos de estos distintos tipos de oraciones, para rezarlas.

Interceder por otros (Sant.5:16, 1 Jn.5:16): Pedir por los ministros, la Iglesia, los creyentes, los amos, cria­dos, hijos, padres, amigos, enemigos, perseguidores, por los que nos abando­nan o calumnian (2 Cor.1:11, Fi11:19, Sa1.122:6, Ef.6:18, 1 Tim.2:1, Ge.24:12­14, Lc.7:2-3, Mt.5:44, 15:22, Job 42:8, Jer.29:7, Num.12:13, 2 Tim.4:16).

- Una hora de trabajo es una hora de oración, si el hacer el trabajo es la voluntad de Dios, y en cada vecino se ve a Cristo, que me da algo, una sonrisa, o un puñetazo... y que me pide algo, dinero, comprensión...

Posturas para orar:

1- Postración (de hinojos): Era la postura característica en el A.T., como todavía sigue haciéndose en el Islam (Mt.2:11).

2- De rodillas, Sa1.96:6.

3- De pie, con los brazos extendidos y las manos hacia arriba, , Is. 1:15, 1 Tim. 2:8, Sa1.28:2, 47:2, 63:5, 77:3, 134:2, Lam.3:41.

Poder de la Oración: Es increíblemente grandioso, según dice Cristo, es el arma más poderosa del universo, capaz de llenar el corazón de amor, de gozo, de paz... y el de más alcance, llegando hasta los confines de la tierra, mucho más que cualquier cadena de radio o televisión... y es el de penetración más íntima y profunda, porque la radio y televisión llegan a los oídos y ojos, pero la oración llega al mismo corazón del hombre, ¡y de Dios!

He aquí algunas sentencias de Je­sús, 4 de ellas en el Sermón de la última cena: Son tan grandiosas que no me voy a atrever a comentarlas, ¡léalas usted despacio en su Biblia:

- "Lo que pidiereis en mi nombre, eso haré... si me pidiereis alguna cosa en mi nombre, lo haré!,” Jn,14:13 14.

- "Pedir to que quisiereis, y se os dará", Jn.15:7.

- "Para que todo to que pidiereis al Padre en mi nombre os lo de” Jn.15:16.

- “Cuanto pidiereis al Padre os lo dará en mi nombre;' Jn.16:23.

- "Todo cuanto pidiereis con fe en la oración lo recibiréis" Mt.21:20.

- "Todo cuanto orando pidiereis, creed que lo recibiréis, y se os dará", Mr. 11:24.

- "Pedid y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe..." Lc.11:9-13.

¿Cómo Orar?: Con atención, humil­dad, confianza y perseverancia: Lc. 18:9-14, 1-8, 11:5-13, Mt.10:35-45, 17:20,      21:20, Mr.11:22-24, Jn.14:12­14, 15:7,16, 16:23-24.

Oraciones no escuchadas por Dios: Todos tenemos experiencia de haber pedido algo en oración, y de no haberlo recibido, quizás, de morirse el enfermo por el que orábamos para que se sanase, o que no nos dio el millón de dólares que le pedimos en la Oración:

    Dios siempre con un gran SÍ cuando le pedimos algo en una tormenta de nuestra vida, y contesta de dos formas:
    1- Calma la tormenta, sana la enfermedad, el problema se soluciona...
    2- O nos calma nosotros, y pasamos la tormenta con paz y gozo y amor... y quizás esa enfermedad grave o accidente los usa Dios para llevarnos al Cielo eterno.

¿Por qué Dios no da?:

1- Porque pedimos mal (Sant.4:3).

2- Porque vivimos en pecado, Is.59:2, Jn.9:31: Oración es "amor", si no hay amor,no hay oración; cuando pedimos en pecado, es como cuando le pedimos algún favor a una persona, y a la vez, le damos un puñetazo en el estomago... el "pecado" es todavía peor, con cada pecado reproducimos la pasión de Cristo (Heb.6:6). Y, muchas veces, mientras clavamos a Cristo en cruz por el pecado, le pedimos que nos sane, ¿no es un absurdo?.

3 - Porque le pedimos algo que no es bueno para nosotros (Mt.7:7-11, Heb. 12:5-12): Dios te ama a ti con amor inmenso y eterno, y murió en la cruz para llevarte al Cielo para siempre, ¡ese es todo el deseo y las ansias del corazón de Jesús! Si le pides una sanación, y esa curación te va a llevar al infierno, tu Padre no te la va a dar, to mismo que tu no le das a tu hijo una pistola, por más que llore.

4- Cuando Jesús ofrece "todo" en la oración, no dice el "cuándo", ni el "cómo": Yo le pedí a Dios un día en oración un millón de dólares, en el nombre de Jesús, después de haber leído Jn.16:23-24... al día siguiente, no tenía todavía ni el dinero que necesitaba para pagar la renta... pero hoy, 25 años más tarde, me doy cuenta de que Dios me respondió, porque me ha dado más de 2 millones de dólares; y no me los dio con un milagro, como yo esperaba, sino "como" Él quiso, con mi trabajo duro... y no me lo dio al día siguiente, sino "cuando" Él quiso... ¡y más de los que le pedí!, ¡y la vaca sigue dando leche!... ¡y en el momento oportuno, precisamente cuando lo necesito, y para lo que Dios cree que lo puedo usar!, ¡gloria al Señor!

5- Por falta de fe (Mt.17:20, 21:20): Pedir con fe, es pedir confiando en Dios lo mismo que un niño confía en su papá; en la seguridad absoluta que su papá se lo va a dar, si eso es lo que conviene al niño (1 Jn.5:14­15, Mt.7:7-13, 26:39)... pero a veces queremos convertir la oración en nuestra arma para "manipular" al mismo Dios, para que Dios haga mi voluntad, en vez de yo hacer la voluntad de Dios... en cierta forma, como le sucedió a Judas, para que yo sea el Señor, y Dios mi esclavo, al que hasta traiciono cuando no hace to que yo quiero... Así, a veces, nuestra oración, en vez de ser un acto de amor, y confianza en Dios, es un despliegue de orgullo asqueroso, que me lleva a la desesperación, como llevó a Judas... y eso que llamamos "oración; pero que no es más que "amor propio", y "egoísmo" y "ambición"... ¡eso!, nunca lo oirá el Señor, ¡el Señor lo que oye, y lo que da, es lo que se le pide con fe, con confianza de hijo, ¡en oración!, en acto de amor y adoración y ala­banza y acción de gracias...y de arrepentimiento, del que se sabe podredumbre por el pecado, y que está hablando nada menos que con Dios, la pureza misma del amor.

Jesus oró mucho, como todos los gran­des personajes de la Biblia, enseñándonos así a orar prácticamente:

- Oró en el templo, en el desierto, en la montaña, en público y a solas, Lc.2:46, 3, 5:16, 6:12, 9:28.

- Oraba antes y después de comer, antes del amanecer, durante toda la noche, y en cada minuto de cada día, haciendo en todo la voluntad del Padre, Jn.6:11, 17, Mr.1:35, 6:46­-47, Lc.5:16, Jn.5:30, 6:38.

- "La Oración Sacerdotal", Jn.17.

- El "Padrenuestro", Mt.6, Lc.11,

    Ver más abajo en las Oraciones del Nuevo Testamento


ORACION: Peticiones y Testimonios

 

Oraciones en la Biblia: En el Nuevo y en Antiguo Testamento: 

1- ORACIONES en el EL Nuevo Testamento:

- Padrenuestro, Mt.6:9, Lc.11:2.
Lc. l : 46-56. Zacarías, Lc. 1:68.

Lc.2:29.

Otras oraciones de Jesucristo:

- Oración Sacerdotal de Cristo, Jn.17.

- Acción de gracias, Mt.11:25-26, Lc. 10:21, Jn.11:41-42.

 

- Oración del Huerto, Mt.26:39, Lc.22: 42.

- Consolación divina, Mt.27:46.

- Por sus verdugos, Lc.23:34.

- Para encomendar su Espíritu, Lc.23:46.

- Glorificación de Dios, Jn.12:27-28.

El Buen Ladrón, Lc.23:42. (para obtener perdón).

E1 Hijo Pródigo, Lc.15:18-19.

El Fariseo y el Publicano, Lc.18:11-14.

El ciego Bartimeo, Mr.10:47, Lc.18:38.

El padre del lunático, Mt.17:15 (para que su hijo fuera sanado).

Jairo, Mt.9:18 (para la curación de su hija).

El leproso, para ser curado, Mr.1:40.

Los 10 leprosos, para obtener sanación Lc. 17:13.

E1 Centurión, por la sanación de su siervo, Mt.8:6-9.

La mujer Siro-Fenicia, por la curación de su hija, Mt.15:22.

Un noble, por la curación de su hijo, J n. 4:49.

Dos ciegos, para tener vista, Mt.9:27.

Los discípulos, para ser salvados de la tormenta, Mt.8:25.

Los Apóstoles, para tener fe, Lc.17:5.

Hechos de los Apóstoles:

Los apóstoles, para elegir otro Apóstol, en lugar de Judas, Hch.1:24-25.

La Naciente Iglesia, para protección contra la persecución, Hch.4:24-30. San Esteban, para encomendar su espíritu, Hch.7:59-60.

San Pablo, para obtener orientación, Hch. 9:6.

 

San Pedro, sanando al cojo de nacimiento, Hch.3:6.

Pedro y Juan imponiendo las manos sobre los Samaritanos, Hch.8:17.

Pedro resucitando a Dorcas, Hc.9:40.

Ananías imponiendo las manos a Pablo Hch. 9:17.

Pablo, para sanar al cojo de nacimiento, Hch.14:10.

Epístolas de San Pablo:

Para ser librado de persecución, 2 Cor. 12:8.

Intercesión por las iglesias:

- Ef.1:17-20, 3:14-21.

- Fi1.1:9-11, Co1.1:9-11, 1 Tes.3:10-13, 2 Tes.l:11-12, 2:16, 3:5, Heb.13:20-21. 2 Cor.13:14.

- Ef.l:3-14, 15-22, 3:14-21, Co1.1:9-12, 2 Cor.13:13.

Apocalipsis:

- De alabanza: 4:8-11, 5:8-14, 7:9-13.

- El triple aleluya, 19:1-8.

 2- ORACIONES En el Antiguo Testamento:

­ Salmos: Todos son oraciones hechas por Dios para las recemos los hombres y mujeres:

- De Alabanza (alelúyicos): I11 134 al 139, 145 al 150.

- De acción de gracias (eucarísticos): 9,10,30,32,34,40,92,107,116,118.

- Del pueblo en angustia, 12,44,58,60, 74,79,80,83,85, 90,94,106, 108, 123,126.

- Suplicación personal, 5,6,7,13,17,22, 25,26,28,31,35,38,39,41, 51,54, 57,59.

- Arrepentimiento, 6,32,38,51,102,130.

- De confianza, 3,4,11,16,23,62,131,139.

- Mesiánicos, 2,17,22,45,49,72,89,99.

- De la Ley, 19,119.

- Sabiduría, 1,91,112,128, 37,73.

Aarón, bendición sacerdotal, Nu.6:22-26.

Abraham: Para tener un hijo y por So­doma, Ge.15:2, 18:23.

Daniel, restauración de Israel.

David: Bendición de su hogar, 2 S.7:18-29.

  1. perdón por su pecado Sal.51

Elías, para resucitar un niño, 1R 17:20

Eliseo, que los enemigos sean cegados 2 R.6:18.

Esdras, confesando sus pecados, 9:6-15

Ana, para tener un hijo. S.1:11

nuario, para ser curado, 2 R.20:3, Is.Is.38:3.

Josafat, protección contra el enemigo,2 Cro.20:6-12.

Jeremías, para confortarse. 15:15-18.

Jonás, salvarse de ballena, 2:2-9.

Moisés : Ex.32 :11-13, De.9 :26-29, Num. 11 :11-15, 12 :13, 14 :13-19, 27 :15-17.

Sansón, Jue.16 :28.

Salomón, 2 Cr. 1:8-10, 6:14-42.

Cantos Bíblicos (oraciones cantadas):

De Moisés (2) : Deut.32 :1-12, Ex. 15 :1- 18.

De Ana, 1 S.2 :1-10.

De David, 1 Cr.29 :10-13.

De Tobías : 13 :1-10, 10-17.

De Judit, Jud.16 :1-2, 13,15.

De Isaías, Is.2:2-5, 12:1-6, 26:1-12, 33: 13-16, 38:10-20, 40:10-17, 42:10-16.

Los 3 jóvenes, Dan.3:51-90.(en las biblias católicas)

ÓRDENES RELIGIOSAS: Son grupos de hombres o mujeres, que viven en “comunidad”, con votos de “pobreza, castidad y obediencia”, practicando el cristianismo comunitario de los primeros cristianos, Hch.2:42-46, 4:32-37, Mr.10:21, Mt.19:10-12, Lc.14:26,33.

Se dedican a la santificación personal, ayudando a otros a ser santos, con su ejemplo, predicación, defensa del cristianismo, ayuda a los enfermos, ancianos, esclavos, pobres, ricos, huérfanos, viciosos…

Cada “Orden Religiosa” tiene sus “Constituciones” específicas, aprobadas por la Iglesia, para dedicarse específi­camente a un campo de acción, vivien­do el cristianismo, en comunidad, en distintas formas específicas y maravillosas.

  Ha habido, ¡y hay!, cientos de “Ordenes Religiosas”, o Sociedades o Institutos Religiosos, con “millones” de hombres y mujeres entregados por entero a Cristo, al servicio del vecino, que es su hermano, ¡que es Cristo! (Mt.25:31-46).

Es imposible señalar aquí todas, cada una grandiosa en su estilo; formando sin duda alguna, una de las coronas más bellas de la “Cristiandad”.

A continuación reseñamos algunas, con el número de miembros que tienen hoy día:

1- En el siglo IV comenzaron los er­mitaños, con S. Antonio en Egipto y S. Hilario en el desierto de Gaza.

2- En el siglo VI se ordenaron con la “Regla de S. Benito”, surgiendo los Benedictinos (9.300), Cistercienses (1.300), Trapenses (2.900), Cartujos (400).

3- En el siglo XI surgieron los Agus­tinos, siguiendo la “Regla de S. Agustín” (3.400), con los Agustinos Recoletos (1.200), Ag. Asuncionistas (1.100), Ag. Canónicos (870).

4- En el siglo XII, con el impulso de las Cruzadas surgieron los Carmelitas (3.500), Dominicos (6.800), Francisca­nos (con un total de 37.000, entre los monjes menores, capuchinos, conventuales y tercera orden), Trinitarios, Mer­cedarios (780).

5- En el siglo XVI, como respuesta a la Reforma Protestante, surgieron los Jesuitas (27.000), Oratorios de S. Felipe Neri.

6- En el siglo XX, han surgido los Institutos Seculares, como el Opus Dei y Acies nuari (Ver “Opus Dei”).

7- Órdenes dedicadas primariamente a la “enseñanza”: Salesianos (17.000), Maristas 7.000 , Marianistas (2.000), Hermanos Cristianos (9. 500).

8- Dedicados a la Caridad: A aten­der a los enfermos, pobres, adictos, ancianos… Hermanas de la Caridad, Oblatos (6.000), Siervas de María (1.200) Madre Teresa modernamente, Paulistas (3.900), Mercedarios…

9- Dedicados a las Misiones: Reden­toristas (6.500), Divina Palabra (5.500), Claretianos (2.900), Pasionistas (2.800), Misioneros de Africa (2.700), Sagrado Corazon (2.900), Pallottines (2.200), Combonianos (1.800), Monfort (1.200), Maryknoll (800), Scalabrinos (800)…

Los datos anteriores fueron tomados del “nuario Pontificio” 1986, ¡y sólo incluye, en la mayoría, el número de “hombres!... En general, el número de mujeres es “doble”… Algunas Órdenes se dedican primariamente a la contemplación, o a la adoración del Santísimo Sacramento… Es tan abundante y variado el número de Órdenes, Institutos Sociedades… que refiero al lector interesado a libros específicos en la materia, y pido disculpas a los muchos y muy importantes no mencionados.

OREJA: Ver “Oídos”.

ORIGINAL, PECADO: Es el pecado con el que todos nacemos heredado de nuestros primeros padres, Adán y Eva (Ro.5:12). Se perdona por el Bautismo (Ro.6). Como sólo hay un “pecado original”, sólo se necesita un “Bautismo”. (Ef.4:5). Ver “Pecado”.., 

ORACIÓN


Oración respondida antes de terminarla, Génesis 24.15.
Embarazo en respuesta a oración, Génesis 25.21.
Oración de humildad, Génesis 32.9-10.
Respuesta a la oración de la comunidad, Éxodo 16.3-5; Marcos 11.24.
Oración por protección, Números 10.35
Daño en la rodilla, Deuteronomio 28.35.
Oración persistente en momento de necesidad, 1 Samuel 7.8.
Oración por lluvia, 1 Samuel 12.18.
Pecado por fallar en la oración, 1 Samuel 14.19.
Sin respuesta divina, 1 Samuel 14.36-41.
Durante la noche en oración, 1 Samuel 15.10-11.
Oración sin respuesta, 1 Samuel 28.5-20.
Oración por dirección, 2 Samuel 5.17-19.
Seguridad de protección divina, 2 Samuel 7.18-29.
Oración por fin de la hambruna, 2 Samuel 21.1.
Salomón pide sabiduría, 1 Reyes 3.1-15; 4.29-34.
Dios escucha, 1 Reyes 8.52; Salmo 6.9.
Hablando personalmente con Dios, 2 Crónicas 6.4.
Oración por arrepentimiento nacional, 2 Crónicas 7.14.
Oración constante, Nehemías 1.4.
Oración por favores recibidos, Nehemías 5.19; 6.14.
Oración por fortaleza física, Nehemías 6.9.
Modelo de oración, Nehemías 9.6-31.
Oración en angustia, Job 6.8-10.
Abogado en el cielo, Job 16.19.
Dios no está lejos del hombre, Job 22.12-14.
Oración sin respuestas, Job 30.20.
Variedad de respuestas divinas, Job 33.14-17.
Vitalidad de la oración contestada, Job 33.26; Salmo 34.17.
Oración diaria, Salmo 5.3; 55.17.
Confianza en la respuesta de Dios, Salmo 17.6; 138.1-3; Efesios 3.12.
Oración con alabanza, Salmo 18.3.
Oración en tiempos difíciles, Salmo 18.6.
Alta motivación, Salmo 27.4.
Buscando el rostro de Dios, Salmo 27.8.
Oración de agradecimiento, Salmo 28.6.
Deseo profundo de orar, Salmo 37.3-5 (véase 20.4-5).
Peticiones del corazón, Salmo 37.4.
Esperar pacientemente, Salmo 37.34.
Sed de Dios, Salmo 42.1-2.
Resultados inmediatos, Salmo 56.9; 70.5.
Buscando la roca altísima, Salmo 61.1-2.
Dios contesta la oración, Salmo 65.2.
El pecado estorba respuesta a la oración, Salmo 66.18-19.
Ansioso por respuesta, Salmo 77.2-4.
Peligro de no creer a Dios, Salmo 78.18-22.
Oración por avivamiento, Salmo 85.1-7.
Corazón afirmado, Salmo 86.11.
Oración de día y noche, Salmo 88.1-2.
Méritos ante Dios, Salmo 91.14-16.
El Dios que responde, Salmo 99.6.
Dios siempre escucha, Salmo 102.17.
Razones para alabar a Dios, Salmo 103.1-22.
Recompensa por oración egoísta, Salmo 106.14-15.
Hombre de oración, Salmo 109.4.
Oración de condenación, Salmo 109.7.
Oración en tiempo de profunda depresión, Salmo 116.1-4.
Libre de angustia, Salmo 118.5.
Dando gracias a la medianoche, Salmo 119.62.
Oración centrada en la Palabra, Salmo 119.65.
Oración de actuar, Salmo 119.126.
Oración de humildad, Salmo 123.1-2.
Oración de sanidad interior, Salmo 139.23-24.
Oración como incienso, Salmo 141.2.
Deseos del Señor, Salmo 145.17-19; Proverbios 10.24; 37.4.
Oración sin respuesta, Proverbios 1.29-31; Jeremías 7.16.
El Señor endereza caminos, Proverbios 3.5-6.
Agonía y esperanza, Proverbios 13.12.
Oración abominable, Proverbios 28.9.
Cuidado con lo que se le dice a Dios, Eclesiastés 5.2.
Ofrendas sin sentido, Isaías 1.11-17.
No tentar al Señor, Isaías 7.12.
Oración en tribulación, Isaías 26.16.
EL Señor se apiada, Isaías 30.19.
Oración a la gloria de Dios, Isaías 37.14-20.
Oración contestada, Isaías 49.8.
Respuesta antes del clamor, Isaías 65.24.
El tirar perlas a los cerdos, Jeremías 11.14;
Lamentaciones 3.8; Miqueas 3.4.
Oraciones honestas, Jeremías 11.18-23; 12.1-6; 15.10-21; 17.12-18; 18.18-23; 20.7-18.
Lo que bloquea la oración, Lamentaciones 3.44.
Dios no oye, Ezequiel 8.18.
Ídolos que obstaculizan la oración, Ezequiel 14.4.
Respuestas a un pueblo descarriado, Ezequiel 36.37-38.
Oración de apoyo, Daniel 2.17-19.
Dios libra a los justos, Daniel 3.16-18.
Confianza en Dios y lealtad al rey, Daniel 6.5-11.
Oraciones escuchadas, Daniel 10.12.
Oración de fortaleza, Daniel 10.15-21.
Oraciones a varios dioses, Jonás 1.5.
Oración desde el vientre del pez, Jonás 2.1.
Oración de malvados, Miqueas 3.1-4.
Oración de Habacuc, Habacuc 3.1.
Purificación de labios, Sofonías 3.9.
Dios escucha a quienes escuchan, Zacarías 7.13.
Oración por lluvia, Zacarías 10.1.
Oración en privado, Mateo 6.5-13; Lucas 5.16.
Oración con repeticiones, Mateo 6.7.
Resultado de la oraciones de los hipócritas, Mateo 6.16.
Pedir para recibir, Mateo 7.7-8.
Orar con fe, Mateo 8.2-4.
Oración para la abundante mies, Mateo 9.37-38.
Fe para mover montañas, Mateo 21.21-22.
Oración de Jesús en la mañana, Marcos 1.35.
El poder de oración en tiempo de crisis, Marcos 9.14-29.
Pedir con sencillez, Marcos 10.46-52.
Oración a la hora de comer, Marcos 14.22.
Ministerio de viuda anciana, Lucas 2.36-38.
Disposición de Jesús para responder, Lucas 5.12-13.
Jesús pasa la noche orando, Lucas 6.12.
La oración nocturna antes de tomar decisiones importantes, Lucas 6.12-16.
Sorpresa ante respuesta, Lucas 8.56.
Orando por obreros y no por la obra, Lucas 10.1-2.
Pidiendo a Jesús que les enseñe a orar, Lucas 11.1.
La bondad de Dios al contestar la oración, Lucas 11.5-13.
Oración persistente, Lucas 18.1-8.
Fariseo orgulloso y humilde publicano, Lucas 18.9-14.
Oraciones hipócritas, Lucas 20.47.
Orar en nombre de Jesús, Juan 14.13-14; 16.23-24.
Escogido por Dios para llevar fruto, Juan 15.16.
Orar para recibir, Juan 16.24.
Oración de Jesús antes de ir a la cruz, Juan 17.1-26.
Dios conoce todo, Hechos 1.6-7.
Grupo de oración, Hechos 1.14.
Oración de sabiduría, Hechos 1.24-26.
Oración en tiempo de ansiedad, Hechos 4.23-26.
Oración de intercesión, Hechos 8.24.
Poder de la oración, Hechos 12.5.
Oración constante por otros cristianos, Romanos 1.8-10; 1 Corintios 1.4-9; Efesios 1.11-23; Filipenses 1.3-6; Colosenses 1.3-14.
Orar con gozo, Romanos 8.15.
Más allá de las palabras, Romanos 8.15-16.
Oración guiada por el Espíritu Santo, Romanos 8.26-27.
Oración por ministerio personal, Romanos 15.31-32.
Oración del hombre y la mujer, 1 Corintios 11.4-5.
Oración ferviente, 2 Corintios 9.14.
Acceso a Dios a través del Espíritu Santo, Efesios 2.18.
Oración que excede todo conocimiento, Efesios 3.14-21.
Oración como fuente inagotable, Efesios 3.20-21; Filipenses 1.9.
Oración por quienes ministran, Efesios 6.19-20; Colosenses 4.3-4; 1 Tesalonicenses 1.2-3; 3.10.
Oración con alabanzas, Filipenses 1.3.
Oración con gozo, Filipenses 1.4.
Oración persistente, Filipenses 4.6-7.
Agradeciendo a Dios por otros, Colosenses 1.3-6; 2 Tesalonicenses 1.3.
Guerrero de oración, Colosenses 4.12.
Orad sin cesar, 1 Tesalonicenses 5.17.
Llegar ante el Sacerdote, Hebreos 4.14-16.
Lágrimas de Jesús ante su Padre Celestial, Hebreos 5.7.
Esperar pacientemente en las promesas de Dios, Hebreos 6.13-14.
Sacerdote en el cielo, Hebreos 8.1-2.
Llegar ante Dios en completa confianza, Hebreos 10.19-23.
Oración pidiendo sabiduría, Santiago 1.5-7.
Oración por motivos erróneos, Santiago 4.3.
Oración poderosa, Santiago 5.16.
El poder de la oración, Santiago 5.17-18.
Oración sin estorbo, 1 Pedro 3.7.
Dios está atento a las oraciones de justos, 1 Pedro 3.12.
Disciplina en oración, 1 Pedro 4.7.
Depositar toda ansiedad en el Señor, 1 Pedro 5.7.
Seguridad en la oración contestada, 1 Juan 3.21-22.
Confianza en Dios, 1 Juan 5.14-15.
Orar en el Espíritu, Judas 20.
Oración de los santos, Apocalipsis 8.3-4.
Proclamación de fe, Apocalipsis 15.3-4.
No orar ni alabar a los ángeles, Apocalipsis 22.8-9.

AYUNO


ABSTINENCIA: (Privarse o apartarse voluntariamente de alguna cosa).

 - Jesús se abstuvo de comer por 40 días, Mt. 4, Lc. 4.
 - Juan el Bautista ayunó, Mt. 3:4.
 - El Concilio de Jerusalén mandó abstenerse de “sangre y de la circuncisión”, Hechos 15:30-29.
- Abstenerse de la idolatría, Rom. 14:21, 1 Cor. 8:4-13.

 - Abstenerse de los deseos carnales, 1 Ped. 2:11.

 

AYUNO

 

Moisés ayuna cuarenta días, Deuteronomio 9.11-18.
En tiempo de tristeza, 1 Samuel 31.13; 1 Crónicas 10.12; 2 Samuel 3.35.
Durante crisis nacional, 2 Samuel 1.12.
Ayuno por los pecados del pueblo, Esdras 10.6.
Oración y ayuno constantes, Nehemías 1.4.
En necesidad de valor, Ester 4.16.
Afligido con ayuno, Salmo 35.13.
Afrenta por actos de humildad, Salmo 69.10-11.
Debilidad por ayuno, Salmo 109.24.
Verdadero significado del ayuno, Isaías 58.3-7.
Burla del ayuno, Isaías 58.4-5.
Abstinencia total, Jeremías 35.5-8.
Desolación de Egipto, Ezequiel 29.11-13.
Rey turbado, Daniel 6.18.
Oración y ayuno, Daniel 9.3.
Tres semanas de ayuno, Daniel 10.3.
Ayuno por arrepentimiento, Joel 1.13-14.
Hombres y animales ayunan juntos, Jonás 3.7.
Ayuno insincero, Zacarías 7.1-6.
Ayuno alegre, Zacarías 8.19.
Ejemplo de Jesús, Mateo 4.1-2.
Ostentación del ayuno, Mateo 6.16.
Discípulos no ayunan, Mateo 9.14-15.
Algunos ayunan y otros no, Marcos 2.18-20.
Cuatro mil personas ayunan tres días, Marcos 8.1-3.
Jesús en el desierto, Lucas 4.1-2.
Tiempo de ayunar y tiempo de comer, Lucas 5.33-35.
Adoración y ayuno, Hechos 13.2-3.
Ayuno con propósitos malignos, Hechos 23.12-13.
Ansiedad y pérdida de apetito, Hechos 27.33-36.
Poco valor en sí mismo, 1 Corintios 8.8.

FIN 4