Artículos

ESTUDIOS BIBLICOS PARA EL LIDER Y ESTUDIOSOS DE LA PALABRA

TRINITARISMO Y LA BIBLIA

La nueva enciclopedia católica afirma del trinitarismo; entre los padres apostólicos, no hubo ni remotamente una cercanía a esta mentalidad o perspectiva. Entre los apologistas del segundo siglo sólo asomó un pequeño enfoque de este problema, tal como la pluralidad dentro del Dios único. Una solución trinitaria estaba todavía en el futuro.

De cuerdo a la enciclopedia católica los historiadores reconocen al hablar de teología sistemática que cuando se habla de Trinidad uno se ha desplegado del tiempo del origen del cristiano a por lo menos al último cuarto del cuarto siglo.

La Biblia nunca se refiere a Cristo como el "hijo Eterno", en Juan 3:16 la Biblia dice "El unigénito" que quiere decir engendrado (por Dios). Engendrado y eterno son términos opuestos.

Hebreos 1:5,6 nos habla del día en que el hijo fue engendrado.

También nos dice la Biblia el día en que la filididad de Jesucristo acabará.1 Corintiosl5:28.

La Biblia habla de la eternidad de aquel que es el hijo, pero el no es eterno como hijo o en tanto hijo cuyo término se relaciona o hace mención a lo que es en el tiempo.

En Lucas 1:35 el ángel le anuncia a María que el Santo ser que nacería sería llamado 2hijo del altísimo" (Hijo de Dios). Aquí se nos revela claramente que el santo ser esa persona física, de carne en el hijo. En Gálatas 4:4 dice que el hijo fue nacido de mujer.

 

LA BIBLIA ES UN LIBRO MONOTEíSTA

Desde que habrimos las páginas de la Biblia nos encontramos con un hecho indiscutible. "Existe un Dios".

"En el principio Dios creó los cielos y la tierra".  (Génesis 1:1).  La teología Mosaica es monoteísta pura. Sólo basta repasar los libros del pentateuco para descubrir que Moisés tenía la revelación del Dios único. "A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios y no hay otro fuera de Él" (Deuter. 4:32-35).

"Oye Israel, Jehová nuestro Dios, Jehová uno es" (Deut. 6:4).

 

ELOHIM

Inmediatamente que leemos Génesis 1:1, nos encontramos con una frase que ha traído consecuencias teológicas; esa frase es: "En el principio Dios", la palabra Dios es la traducción de la palabra ELOHIM, que es de forma plural y ha dado pié a una discusión sobre la pluralidad de personas en la divinidad.

Analicemos la palabra ELOHIM.

Génesis 1:26. Este plural puede indicar una deliberación de Dios con su corte celestial con los ángeles (Gen 3:5 y 22) (La versión griega seguida por la vulgata del Salmo 8:6 citada en Hebreos 2:7). Es así entendido en nuestro texto. O bien expresa la majestad y la riqueza interior de Dios, cuyo nombre común hebreo es la

ELOHIM, se traduce "dios" en nuestra Biblia. Indica una pluralidad de atributos y no de personas. Grande estudiosos de la Biblia como Calvino ha ridiculizado la idea de que esta palabra apoye de alguna manera la creencia en "personas divinas"; usado en las siguientes escrituras.

Jueces 6:31; 2 Reyes 1:2; Zacarías 11:4, 12,13; Zacarías 12:10; 14:5. (Nota tomada de "¿Está Jesús en la divinidad, o la divinidad en Jesús?", Pág. 27).

Los hebreos usaban la forma plural del nombre de Dios en el sentido singular. Nunca pensaron que esto indicaría nada más que la más absoluta.

Unidad. No tenían idea de una pluralidad de personas en la divinidad. El plural intensivo simplemente significa "El supremo Dios".

La forma plural de ELOHIM ha dado pie a mucha discusión. La idea exótica (fantástico), de que hace referencia a la trinidad de personas en la divinidad, difícilmente encuentra ahora algún seguidor entre los eruditos. Se refiere a lo que los gramáticos llaman el plural de majestad, o denota la pluralidad de la fuerza divina, la suma de poderes exhibidos por Dios. (Nota tomada de "Smith's Bible Dictionary" ).

La palabra más comúnmente usada para decir: "Dios" es ELOHIM. Cresson explica: La forma de la palabra, ELOHIM, es plural. Pluralizaban los sustantivos para expresar grandeza o majestad". 

Flauders and Cresson explica:  la forma de la palabra ELOHIM,  es plural.   "Los hebreos pluralizan los sustantivos para expresar grandeza o majestad.

Especialmente usado por el Dios supremo. Ocasionalmente aplicado a magistrados, y muchas veces como superlativo; grande, juez poderoso.