Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LA SEGUNDA MUERTE

 

La segunda muerte es la más triste y final categoría de la sentencia de muerte que puede ser impuesta al hombre. Para la muerte espiritual hay el remedio del Espíritu Santo. Para la muerte física hay el remedio de la resurrección. Para la segunda muerte no hay remedio, es final y eterna. Satanás es el autor de cada forma de muerte, y de esta él comparte su porción.

 

  1. “el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte” (Sant:1:15). El pecado, del que no se ha arrepentido, eventualmente nos trae a la segunda muerte.

 

 
 

ESPIRITUAL

 

FÍSICA

 

 

 

 

PECADO          MUERTE                                                     es EL PRODUCTO DEL PECADO                                         SEGUNDA

 

  1. “El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” (Ap:2:11).

 

  1. “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección, la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos” (Ap:20:6).

 

  1. La muerte y el hades serán lanzados al lago de fuego; esto constituye la segunda muerte (Ap:20:11-15; 21:8). Este será la morada eterna de los perdidos; que terrible pensamiento, pero una verdadera realidad.

 

De esta sentencia no hay indulto o remedio provisto. Los habitantes del lago de fuego estarán para siempre separados de Dios, fuera del alcance de Su misericordia y Su gracia. Este es el destino final de los perdidos, Satanás, la bestia y el falso profeta.

 

 

VIDA ETERNA

 

La vida eterna es una esfera en la que el salvo habita, la cual es eterna y nunca puede ser invadida por ninguna de las categorías de la muerte. Los santos de cada dispensación disfrutarán esta unión eterna de estar personalmente en la presencia de Jesucristo para siempre. Cielos nuevos y tierra nueva serán preparados como una habitación para todos aquellos que obtengan éste glorioso estado.

 

Después del período de tribulación, Cristo establecerá su reino en esta tierra por mil (1.000) años. Cuando esto se concluya Satanás será desatado del fondo del abismo por un tiempo, luego será lanzado al lago de fuego. Cristo se sentará con Su iglesia en el juicio del gran trono blanco, juzgando a los hombres y a los ángeles. Después de terminar con este juicio los sentenciados serán lanzados al lago de fuego, el cual es la segunda muerte o final separación eterna de Dios. Los salvos entonces irán a habitar los cielos nuevos y la tierra nueva. Entonces disfrutaremos la vida eterna, sin interrupción, para siempre (1- Juan:2:25; 1- Tim:6:12-19; Rom:5:21). Note las bendiciones y beneficios de aquellos que reciben vida eterna.

 

  1. Saldremos a resurrección de vida (Juan:5:29-30).

 

  1. Seremos semejantes a Él (1- Juan:3:1-3).
  2. Seremos revestidos de nuestra habitación celestial (2- Cor:5:1-4).

 

  1. Seremos coronados con una corona de vida (Sant:1:12; Ap:2:10).

 

  1. Iremos al hogar que Él fue a preparar pare nosotros (Juan:14:1-3).

 

  1. Disfrutaremos de las glorias indescriptibles predichas en (Ap:21:22).

 

Pronto la muerte física nos separará dé nuestras familias y de esta tierra. Para los salvos esto no disminuye su vida espiritual en Cristo o su esperanza de vida eterna. Por un poco de tiempo estos dormirán en Jesús, pero aquellos que duermen en el polvo de la tierra despertarán a vida eterna (Dan:12:2). Nuestro Señor descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios. Los muertos (físicamente) resucitarán primero, luego nosotros los que hayamos quedado seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire y así estaremos siempre con El (1- Tes:4:13-18).