Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

JESUS ES EL ESPIRITU

                                                                         

En efesios 4:4 leemos que solo hay un "Espíritu" y el vs. 5 nos declara que solo hay  un "  Señor "(no dos ) y en 1. cor. 8:6 nos dice un " Señor Jesucristo" el apóstol Pablo escribió a los corintios y les dijo" El Señor es el Espíritu".

 

 En Juan nos dice que " Dios es el Espíritu" Juan  4 :24, en esa porción  Biblica ( versos  21-24) nos está hablando Dios  como padre  al cual debemos adorar.  En virtud de esto, los trinitarios  dirán que hay dos espíritus - el padre (primera persona) y el Espíritu la (tercera Persona)  y luego la Biblia nos dice: que el Señor  es el Espíritu- ya son tres.

 

Ya hemos visto la claridad de las escrituras que Jesús es el Padre Eterno,  El es el Espíritu Santo.  “El Señor es el Espíritu" Jesucristo es el Padre, y el Verbo, y el Espíritu Santo.  ¡ESTOS TRES SON UNO!

 

Ejemplo. En Juan 14:16-18 dijo Jesús: Y yo rogare al padre  y el os dará otro consolador,  para que este con vosotros para siempre.

 

Al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce, mas vosotros le conocéis;  porque esta con vosotros. No os dejare huérfanos;  vendré a vosotros.  El consolador, ( Luc. 2:25) estaba con ellos.

 

Quien era el que estaba con ellos?  ¡El Señor Jesucristo¡  Si. Jesús el consolador  estaba con ellos,  y como Padre no lo dejaría  huérfanos-  estaría con ellos.

 

El apóstol pablo dijo que este misterio estaba oculto  desde siglos y edades, y esta es la riqueza para los gentiles, y para todos  Cristo en vosotros la esperanza de gloria . ( Col. 1:26-27).

 

Que es  lo que mora en el creyente? ¡ El Espíritu Santo¡.

Observa; que pablo dice: Cristo en vosotros la esperanza de gloria" Pablo llamo al Espíritu Santo - Cristo.  Este es el grande misterio.  El Padre, el Verbo y el Espíritu Santo estos tres son uno en Cristo, porque en el habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente, entonces aceptamos  lo que la Biblia dice. En Jesús habita toda la plenitud de la deidad,  y no nos dejemos engañar por medio de filosofías, según la tradición de los hombres, y no según Cristo.  ( Col. 2.8-10)