Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

EL VERBO

 

Juan 1, enseña de una manera hermosa el concepto de Dios manifestado en la carne. "En el principio era el Verbo" (griego, Logos). El Verbo no era una persona aparte o un Dios aparte, tal como la palabra de un hombre no es una persona aparte de él. Más bien el Verbo era el pensamiento, plano (plan), o la mente de Dios. El Verbo estaba con Dios en el principio y realmente era Dios mismo (Jn.1-1). La encarnación existía en la mente de Dios antes que el mundo comenzase. Desde luego, en la mente de Dios el Cordero fue inmolado antes de la fundación del mundo (1Ped. 1:19-20. Ap.13-8).

 

En el uso del griego, logos puede significar la expresión o el plano (plan) como existe en la mente del pregonero -como un drama en la mente de un dramaturgo- o puede significar el pensamiento como proferido o de otra manera físicamente expresado -como un papel que juega dentro del escenario, Juan 1 dice que el Logos existía en la mente de Dios desde el principio del tiempo. Cuando llegó el cumplimiento del tiempo, Dios puso aquel plano en acción (ejecutó aquel plan). El puso carne sobre aquel plano (plan) -y fue- en -la- forma del hombre Jesucristo.

 

El Logos es Dios expresado. Como dice Jonh Miller, que el Logos es Dios expresándose a Si mismo. De hecho, la Biblia Amplificada (inglés) traduce la última frase de Jn.1-1 así: "el Verbo era Dios mismo". Flanders y Cresson dicen," el Verbo era el medio de divulgación propia de Dios".

 

Este pensamiento es ilustrado más profundamente por el versículo 14, que dice que el Verbo encarnado tuvo gloria como del unigénito del Padre, y por el versículo 18, que dice que el Hijo a dado a conocer al Padre.

 

En la filosofía griega, el Logos llego a significar razón o sabiduría como el principio controlador del universo. En los días de Juan, algunos filósofos griegos y teólogos Judíos influidos por el pensamiento griego (especialmente del filósofo judío, Filo o Filón de Alejandría) observaban al Logos como una deidad secundaria inferior o como una emanación de Dios en el tiempo.

 

Algunas herejías cristianas, incluyendo una forma incipiente del Gnosticismo, ya estaban incorporando estas teorías en sus doctrinas, y por lo tanto regalando a Jesús a un papel inferior. Juan deliberadamente usó su propia terminología para contraprobar estas doctrinas y para declarar la verdad. El Verbo no era inferior a Dios; era Dios (Jn.1-1). El Verbo no emanó de Dios a través de un periodo de tiempo; estuvo con Dios en el principio (Jn, 1:1-2). Jesucristo, el Hijo de Dios, no era otro que el Verbo, o Dios, dado a conocer en la carne. Nótese también que la palabra griega pros, traducida "con" en el versículo 1, es la misma palabra traducida "en lo que a Dios se refiere" en Heb.2-17 y 5-1, Juan 1-1, podría incluir en sus significados, por lo tanto, lo siguiente: "El Verbo era Dios", o "El Verbo se refería a Dios y era Dios".

 

5.JESÚS ERA DIOS DESDE EL PRINCIPIO DE SU VIDA HUMANA

 

Dios fue manifestado en la carne mediante Jesucristo, pero ¿hasta que punto en Su vida vino Dios a habitar en el Hijo? La Biblia declara inequívocamente que la plenitud de Dios estuvo en Jesús desde el mismo momento que la vida humana de Jesús comenzó.

1. Mat. 1.23 dice, "He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un Hijo, y llamaras su nombre Emmanuel, que traducido es: Dios con nosotros. "El era "Dios con nosotros" aún en su nacimiento.

2. Los ángeles lo en Su nacimiento (Heb.1-6), Simeón reconoció al infante como el Cristo (Luc.2-26), Ana vio al bebé como el redentor de Israel (Luc.2-38), y los hombres sabios adoraron al niño pequeño (Mat.2-11).

3. Miq.5-2, atribuyó deidad al Mesías en Su nacimiento en Belén, y no simplemente después de su vida en Nazaret o Su bautismo en el Jordán.

4. Luc.1-35, explica porqué Jesús era Dios al principio de Su vida humana. El ángel le dijo a María, "El Espíritu Santo vendrá sobre tí y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo ser que nacerá será llamado Hijo de Dios." Jesús nació de una virgen, su concepción siendo efectuada por el Espíritu Santo, Por esa razón ("por lo tanto"), El era el Hijo de Dios. En otras palabras, Jesús es el Hijo de Dios porque Dios, y no un hombre, ocasionó su concepción. Dios era literalmente su Padre, "porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito..." (Jn.3-16). Engendrar significa procrear o causar. Jesús fue engendrado por Dios en la matriz de la virgen María.

 

Is.7-14, también vincula la concepción virginal con el reconocimiento que el Hijo así nacido seria Dios. En otras palabras, en el momento de la concepción, Dios puso su naturaleza divina en la simiente de la mujer, El niño que había de nacer recibió Su vida y el lado paternal de la naturaleza de Dios en aquel momento. Del lado de la madre recibió la naturaleza humana, de María; del lado del padre (Dios, no José) recibió la naturaleza de Dios. Jesús obtuvo su naturaleza divina por algún postrer hecho de Dios. El nacimiento virginal de Jesús establece su Deidad.

 

Algunos creen que Jesús recibió la plenitud de Dios en algún tiempo más tarde en Su vida, como, por ejemplo, en Su bautismo. Sin embargo, en vista del nacimiento virginal y de lo de Luc 1-35, esto no puede ser así. Jesús recibió Su naturaleza divina -Deidad- así como también su naturaleza humana -humanidad- en la concepción. El descenso del Espíritu Santo como una paloma en el bautismo de Jesús no era un bautismo del -o con- el Espíritu Santo; Jesús ya tenía toda la plenitud de Dios dentro de Si (Col.2-9). Más bien Su bautismo, entre otras cosas, ocurrió como una unción simbólica para el principio de Su ministerio terrenal y como una confirmación a Juan el Bautista de Su Deidad (Jn. 1:32-34) (para ver más sobre el bautismo de Jesús, véase el capitulo 8).