Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

6.EL MISTERIO DE LA PIEDAD

 

El hecho que Dios llegó a ser (devenir en la) carne es una de las cosas más maravillosas, y sin embargo, de las más incomprensibles acerca de Dios. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne... (1Tim, 3-16). Jesús es como ningún otro hombre fue jamás, ha sido, o será. El tiene dos naturalezas; El es totalmente Dios y totalmente hombre. (Véase el capitulo 5). La mayoría de los problemas en la mente de la gente en lo que concierne en le Deidad proviene de este gran misterio. Ellos no pueden comprender la naturaleza dual de Cristo y no pueden separar correctamente Sus dos funciones.

 

No pueden comprender cómo Dios podría tomar sobre Sí la forma de un bebé y vivir entre los hombres.

 

Es cierto que nosotros no podemos comprender totalmente cómo la concepción milagrosa la unión de Dios y hombre- ocurrió en la matriz de Maria, pero sí podemos aceptarlo por la fe. De hecho, si nosotros no creemos que Jesús ha venido en carne tenemos un Espíritu de anticristo (2ª Jn.7), pero si aceptamos esta doctrina de Cristo tenemos al Padre y el Hijo (2a Jn.9). EL padre y el Hijo son revelados (al unísono) en Cristo (Jn.10-30,14:6-11).

 

El misterio de Dios en la carne era un gran obstáculo para los judíos. Ellos nunca pudieron comprender cómo Jesús, siendo un hombre, podía ser también Dios (Jn. 10-33). Porque El afirmó ser Dios ellos le rechazaron y buscaron matarle (Jn.5:18.10-33).

 

Por esta razón, hasta el día de hoy muchos judíos no pueden aceptar a Jesús. En una conversación, un rabino judío ortodoxo nos declaró que el jamás podría aceptar a Jesús como Dios. El sentía, ya que Dios era un Espíritu omnipresente e invisible, El nunca puede ser visto por el hombre y no puede ser visible en la carne. Su razonamiento nos hizo recordar a los judíos en los días de Jesús. Tal como este rabino, ellos trataron de limitar a Dios por sus propias ideas preconcebidas de cómo Dios debería actuar. Además, ellos no tenían un conocimiento completo de las Escrituras del Antiguo Testamento que proclaman la Deidad del Mesías.

 

Aunque es humanamente difícil comprender cómo el infinito de Dios podría morar en la carne, las Escrituras, sin embargo, declaran que así fue. Le recordamos al rabino acerca de la Manifestación de Dios en la forma de un hombre a Abraham en Gen. 18, El admitió que esto era un problema para él, pero trató de explicarlo en términos de un antropomorfismo o lengua figurativa. Entonces hicimos referencia a otros versículos de la Escritura tales como ls.7-14 y 9- 6; Jer. 23-6, y Miq. 5-2 para demostrar que el Mesías seria Jehová Dios. El Rabino no tuvo más respuesta para damos más que nuestras traducciones de estos versículos de la Escritura posiblemente eran incorrectas. El prometió estudiarlos más profundamente.

 

Nunca ha existido un misterio con respecto a "persona" en la Deidad. La Biblia claramente afirma que hay un solo Dios, y esto es fácil de comprender para todos. El único misterio acerca de la Deidad es cómo podría Dios venir en la carne, cómo podría Jesús ser Dios y hombre. Pero la verdad de este misterio ha sido revelada a aquellos que creerían.

 

El misterio de Jesucristo ha sido mantenido en oculto desde que el mundo comenzó, pero se dio a conocer en la era de del Nuevo Testamento (Rom.16:25-26. Col. 1:25-27). Un misterio en el Nuevo Testamento es simplemente un plan de Dios que no era entendido en el Antiguo Testamento pero que si se ha revelado a nosotros. Nosotros podemos "entender... el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los Hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu" (Ef., 3; 4-5).

 

Podemos saber el misterio de Dios y el Padre, que es Cristo (Col.2-2). De hecho, Pablo explicó este misterio diciendo que en Jesucristo mora toda la sabiduría, el conocimiento, y la plenitud de Dios (Col.2:3, 9) El misterio de Dios ha sido revelado a nosotros por el Espíritu de Dios (1ª  Cor.27-10). Esta revelación nos viene mediante la palabra de Dios, que es iluminada por el Espíritu Santo (1a Cor.27-10). La luz de Cristo, quien es la imagen de Dios, ha brillado en nuestros corazones (2a Cor.4:3-4). No hay por lo tanto ningún misterio bíblico acerca de la Deidad y ciertamente ningún misterio acerca del número de personas en la Deidad. ¡EI único misterio es Cristo, y El se ha revelado a nosotros! El misterio de Dios y el misterio de Cristo convergen en la encarnación. Es sencillamente que el único Dios de Israel vino a la tierra en carne. Este misterio se ha revelado y la palabra de Dios declara que se nos ha hecho conocido hoy.