Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

¿PODÍA JESÚS PECAR?

 

La afirmación que Jesús era perfecto en la humanidad nos conduce a una pregunta: ¿Podía Jesús pecar? Esta es realmente una pregunta abstracta y engañosa, ya que sabemos que Jesús no pecó (Heb. 4:15). La respuesta es más académica que practica, más especulativa que sosteniendo cualquier sustancia verdadera. En su humanidad, Jesús fue tentado por Satanás, y lucho con su voluntad en Getsemaní. Aunque él no tenia de nuestra naturaleza depravada -El tenia la misma naturaleza inocente y sin pecado que Adán tuvo originalmente- El tenía la misma capacidad de oponerse a la voluntad de Dios que tenia Adán y Eva.

 

Es seguro que la parte divina de Jesús no podía a pecar y no podía ni siquiera ser tentado a pecar (Sant. 1:13). La parte humana de Jesús, cuando la examinamos aparte, teóricamente potencialmente) tuvo la capacidad de pecar. Pero esto es solamente teórico y no práctico (improbable).

 

Considerando aparte parece que la humanidad de Cristo tenía la capacidad de escoger el pecado.

 

Sin embargo, su naturaleza humana siempre se sometía voluntariamente a la naturaleza divina, que no podía pecar, Entonces, en un sentido práctico, Jesucristo -considerado como la combinación de humanidad y Divinidad que El era- no podía pecar. El Espíritu siempre en control y la humanidad controlada por el Espíritu no comete pecado (1 Jn.3:9 para una analogía). ¿Qué si la humanidad de Jesús se hubiera liderado contra el liderazgo divino?

 

Esta es otra pregunta totalmente teórica (especulativa) porque no sucedió y como un asunto práctico no podía suceder. Esta pregunta no toma en cuenta el conocimiento previo y el poder de Dios. Pero si alguien insiste en una respuesta, diríamos que, si la humanidad de Jesús hubiera tratado de pecar (una suposición necia), el Espíritu divino de Jesús se hubiera separado inmediatamente del cuero humano, dejándolo inerte. Este cuerpo inerte (vulnerable al pecado y maldad) no sería Jesucristo; entonces técnicamente Cristo no podía haber pecado, aunque el plan de Dios se hubiese impedido temporalmente.

 

Ya que Jesús como Dios no puede pecar, ¿significa esto que las tentaciones eran sin sentido? . Ya que -Jesús era totalmente humano, El era realmente capaz de sentir la lucha y la atracción de la tentación el venció  la tentación no como Dios en sí mismo, pero como un  humano con todo el poder de Dios a su disposición. El ahora sabe exactamente por la experiencia como nos sentimos nosotros cuando somos tentados. Por supuesto, el sabia que sería victorioso mediante el Espíritu, pero nosotros podemos tener la misma promesa, poder, y victoria por confiar en él mismo Espíritu que estuvo en Cristo.

 

Entonces ¿Por qué tentó Satanás a Jesús? Aparentemente, él no supo que Jesús inevitablemente seria Victorioso y no comprendía en ese entonces el misterio pleno de Dios en la carne. Si lo hubiese entendido, nunca hubiese instigado la crucifixión.

 

Quizás él pensó que había derrotado el plan de Dios mediante la crucifixión, pero al contrario simplemente lo cumplió, Es también probable que el Espíritu de Dios permitiera que Satanás tentara a Jesús para que El pudiera sentir la tentación como nosotros la sentimos. Nos dice la Escritura que el Espíritu condujo a Jesús al deserto para ser tentado. (Mt.4:1, Lc, 4:1).

 

Para aquellos que piensan que nuestra posición aleja en alguna manera de la realidad de las tentaciones de Cristo, consideren lo siguiente. Sabemos que Jesús no tenía una naturaleza pecaminosa, Sabemos que El "o tenia la inclinación y compulsión a pecar que tenemos nosotros a causa de nuestra naturaleza caída. Sin embargo, esto no detrae de la realidad de sus tentaciones.

 

Es indiscutible que Jesús no podía pecar porque no tuvo jamás ninguna relación con el pecado: "El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca" (1 Ped. 2:22), Pasaje que recoge, y asevera el cumplimiento de una profecía; "...aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca." (ls.53:9). Pero debemos decir que las luchas y tentaciones que El experimentó fueron vivencias en el plano de su completa humanidad y en ese plano triunfó sobre tales vivencias. Es decir, fue tentado y luchó como hombre y como hombre fue victorioso en las luchas y tentaciones que se le presentaron, "... tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado." (Heb, 4:15).