Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

EL PROPÓSITO DEL HIJO

Puesto que el papel del Hijo de Dios es temporal y no eterno, ¿Por qué escogió Dios revelarse por medio del Hijo? ¿Por qué engendró -Dios- al Hijo?

 

El propósito principal del Hijo es ser nuestro salvador. La obra de la salvación demandaba muchas funciones que solamente un ser humano podía realizar, incluyendo lo del sacrificio, la propiciación, el sustituto, el pariente -redentor-, el reconciliador, el mediador, el abogado, el sumo sacerdote, el segundo Adán, y el ejemplo -a seguir-. Estos término concuerdan muchas maneras, pero cada uno representa en aspecto importante de la obra de la salvación que, según el plan de Dios, solamente se podría llevar a cabo por un ser humano.

 

De acuerdo al plan de Dios, el derramamiento de Sangre era necesario para la remisión de los pecados del hombre (Heb, 9:""): La Sangre de animales no podía quitar el pecado del hombre porque los animales son inferiores al hombre (Heb. 10:4). Ningún otro humano podía comprar redención para alguien más porque todos habían pecado y merecían la pena de muerte para sí mimos (Rom. 3:23. 6: 23). Solamente Dios era sin pecado, pero El no tenia carne y sangre.

 

Entonces Dios se preparó un cuerpo (Heb. 10:5), para poder vivir una vida sin pecado en la carne y derramar sangre inocente para salvar a la humanidad.

 

El vino a ser carne y sangre para poder vencer por la muerte al diablo y librar a la humanidad (Heb. 2:14-15). De esta manera Cristo es nuestra propiciación -el medio por el cual obtenemos perdón, la satisfacción de la justicia de Dios, el apaciguamiento de su santa ira (Rom. 3:25). El sacrificio de Cristo es el medio por el cual Dios perdón nuestro pecado sin comprometer su justicia. Somos salvados hoy mediante el sacrificio de Jesucristo-mediante el ofrecimiento del Hijo de Dios (Heb. 10:10-20. Jn. 3:16). Entonces, el Hijo es el sacrificio y la propiciación por nuestros pecados.

 

Cuando el Hijo de Dios vino a ser un sacrificio, también vino a ser un sustituto por nosotros. El murió en nuestro lugar, y cargó nuestros pecados, y pago la pena de muerte por nuestros pecados (Is. 53:5-6.1. Ped. 224). El fue más que un mártir. El realmente tomó nuestro lugar. El probó la muerte por cada hombre. (Heb.2:9) por supuesto, Jesús pudo ser nuestro sustituto y morir en nuestro lugar por que vino en la carne.

 

La función_ de Cristo como nuestro pariente - redentor es posible también por su función de Hijo. En el Antiguo Testamento, si un hombre vendía su propiedad, o si alguien era vendido como esclavo, un pariente cercano tenía el derecho de volver a comprarla por el la heredad o la libertad (Lev. 25:25, 47-49). Jesús vino a ser nuestro hermano al venir en carne (Heb. 2:11-12) por lo tanto, así se calificó para ser nuestro pariente-redentor.

 

La Biblia describe a Jesús como nuestro redentor (Rom. 3:24. Ap.5:9).

 

Por medio de su humanidad, Jesús tiene facultad para mediar, es decir, estar entre el hombre y Dios, representando al hombre entre Dios, Como’. Mediador, Jesús reconcilia al hombre con Dios. El devuelve al hombre la comunión con Dios (2. Cor 5:18-19). La brecha entre un Dios Santo y el Hombre pecador fue cerrada por el inocente hombre Jesucristo: "Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y -los Hombres Jesucristo Hombre" (1. Tim. 2:5). Debemos notar con que cuidado Pablo mantuvo la unidad de Dios en este Versículo.

 

No hay ninguna distinción en Dios como tal, sino entre Dios -Deidad absoluta y Jesucristo hombre -humanidad verdadera. No hay dos personalidades en Dios; la dualidad esta en Jesús como Dios y Jesús como hombre. No es Dios quien hace la mediación entre Dios y el hombre ni la hace Dios el Hijo al contrario es Jesús el hombre quien hace la mediación; solo un hombre inocente podía acercarse a un Dios Santo a favor de la humanidad.

 

La función de Cristo como sumo Sacerdote se encuentra cercanamente asociada con su función de mediador (Heb, 2:16-18, 4:14-16). En su humanidad Jesús fue tentado tal como nosotros; es con base en su experiencia humana que él nos puede ayudar como Sumo Sacerdote Misericordioso. El entró al Tabernáculo Celestial, paso de tras del velo hasta el lugar Santísimo y allí ofreció su propia Sangre (Heb, 6:19. 9:11-12), por medio de su sacrificio y su propiciación, tenemos acceso directo al trono de Dios (Heb. 4:16.6:20). El Hijo es nuestro Sumo Sacerdote mediante el cual podemos acercamos confiadamente a Dios.

 

De igual manera, la función de Hijo le permite a Cristo ser nuestro abogado, uno a quien acudimos por ayuda (1 Jn, 2:1), Si pecamos aún después de ser convertidos, tenemos quien rogará por nosotros pidiendo a Dios misericordia. Nuevamente, es la función de Hijo que logra esto. Pues, cuando confesamos nuestros pecados la Sangre de Cristo es aplicada aquellos pecados, haciendo que su defensa en nuestro favor sea exitosa.

 

Jesús es el segundo Adán por medio de su humanidad (1. Cor. 15:45-47). El vino para conquistar y condenar el pecado en la carne y para vencer a la misma muerte (Rom. 8:3. 1 Cor. 15:55-57). El vino como un hombre para poder remplazar a Adán como representante de la raza humana. Por hacer esto el revocó todas las consecuencias de la caída de Adán para los que creen en EL (Rom. 5:12-21). Jesús como el segundo Adán, el nuevo representante de la raza humana, volvió a ganar todo lo que la humanidad perdió a causa del pecado de Adán.

 

Hay otro aspecto de la victoria de Cristo sobre el pecado en la carne. Jesús no solo vino en la carne para morir sino que también vino para darnos un ejemplo de una vida victoriosa para que pudiéramos seguir en su paso (1.Ped. 2:21). El nos mostró como vivir victoriosamente sobre el pecado en la carne. Llego a ser el verbo de Depuesto en acción en la carne (Jn.1:1). El vino a ser el verbo viviente para que pudiéramos entender claramente como quería Dios que fuéramos. Por supuesto, El también nos da poder para seguir un ejemplo. Tal como somos reconciliados por su muerte, somos salvados por su vida (Rom 5:10).

 

Su espíritu nos da el poder para vivir la vida justa que El desea que vivamos (Hech. 1:8. Rom. 8: 4). El Hijo no solo representa al hombre ante Dios, sino que también representa a Dios ante el hombre EL es un Apóstol uno que fue escogido por Dios y enviado por El con un propósito especifico (Heb. 3:1). El es un profeta representando a Dios ante el hombre y revelando la palabra de Dios al hombre, (Hch. 3:20-23, Heb. 1:1-2), Su humanidad es crítica en este sentido, pues uso la humanidad del Hijo para alcanzar al hombre en el nivel del hombre.

 

 

Pablo escribió que esto en verdad aconteció en Cristo: "Porque Dios, que mando que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo" (2. Cor. 4:6).

 

En otras palabras, el Hijo de Dios llegó a ser el medio por el cual el Dios invisible e incomprensible se reveló al hombre.

 

Otro propósito del Hijo es proveer el cumplimiento de muchas promesas del Antiguo Testamento hechas a Abraham, Isaac, Jacob, la nación de Israel, y David. Jesucristo cumplirá completamente las promesas que tienen que ver con los descendientes de estos hombres, y lo hará en el Reino Milenial en la tierra (Ap. 20:4). El será literalmente el Rey de Israel y de toda la tierra (Zac. 14:16-17. Jn. 1:49). Dios le prometió a David que su casa y su trono serían establecidos para siempre (2 Sam.7:16) Jesús cumplirá esto literalmente de si mismo, ya que es por medio de Maria el linaje real de David (Luc, 3) y heredero legitimo al trono de David por medio de su padre legal, José (Mt. 1).

 

La función de Hijo también le permite a Dios juzgar al hombre. Dios es Justo. También es misericordioso. En su justicia y misericordia el decidió no juzgar hombre hasta haber realmente experimentado todas las tentaciones y lo problemas de la humanidad y haber demostrado que es posible vivir justamente en la carne (claro que con poder divino, el mismo poder que el ha puesto a nuestra disposición).

 

La Biblia declara específicamente que el Padre no juzgará a nadie; solo el Hijo juzgará (Jn. 5:22-27). Dios Juzgará por medio de Jesucristo (Rom. 2:16). En otras palabras, Dios (Jesús) juzgará al mundo en La función de Uno quien vivió en la carne, venció el pecado en la carne, el hizo disponible aquel mismo poder victorioso a toda la humanidad.

 

En resumen hay muchas razones respecto del Hijo. En el plan de Dios, el Hijo era necesario para traer salvación al mundo. Esto incluye los papeles de:

1. Sacrificio,

2. Sustituto,

3. Pariente Redentor

4. Reconciliador

5. Mediador,

6. Sumo Sacerdote.

7. Abogado,

8. Segundo Adán,

9. Un ejemplo de Justicia.

10. Apóstol.

11. Profeta,

12. Revelador de la naturaleza de Dios.

13. Rey,

14. Juez.

 

Todas estas funciones demandan que un humano los llenará; de ellos podemos entender porqué Dios vino al mundo en carne como Hijo.

 

Después de estudiar las razones respecto de La función del Hijo, es fácil entender porque el Hijo vino a existir en un punto en el tiempo de vez de estar en existencia desde toda la eternidad.

 

Dios sencillamente esperaba el cumplimiento del tiempo cuando todas estas cosas podrían ser puestas en acción de la mejor manera (Gal. 4:4). Entonces el Hijo no tuvo una existencia sustancia hasta la concepción de Cristo en el vientre de María.

 

Después del reinado milenial y el juicio final, los propósitos del papel de Hijo, se habrá cumplido y el reinado del Hijo terminará. Cuando observamos las razones respecto del Hijo, podemos ver que La función de Hijo es temporal y no eterna; la Biblia nos dice cuando empezó la función de Hijo y cuándo terminará el ministerio de tal función.

 

Para repasar y explicar más ampliamente varios conceptos acerca del Hijo, podemos explorar Heb. 1, que contiene varias referencias al Hijo que son muy interesantes. El versículo 3 describe al Hijo como el resplandor de la gloria de Dios y la imagen misma de su sustancia. La palabra griega hypostasis, traducida como "sustancia ", también significa naturaleza o ser. En un pasaje parecido, Col. 1:15, dice. Que el Hijo es la imagen del Dios invisible del Padre, en carne. El Hijo es una representación exacta o imagen de Dios con toda la gloria de Dios. En otras palabras, el Dios (Padre) invisible se manifestó en carne visible como el Hijo para que los hombres pudieran ver la gloria de Dios y entender como realmente es Dios. Hebreos 1, se puede considerar como una corroboración de Juan 1 en -el sentido de- que Dios el Padre fue hecho carne. Hebreos 1:2 dice que Dios nos ha hablado por su Hijo ha dado a conocer a Dios el Padre.

 

Entendemos de estos versículos que el Hijo no es distinto del Padre en personalidad, sino que es el modo por el cual el Padre se reveló al hombre.

EL PRIMOGÉNITO

Hebreos 1:6 llama al Hijo el primogénito. Esto no significa que el Hijo fue el primer ser creado por Dios o que El haya sido creado, pues este mismo versículo indica que el "engendramiento" ocurrió después de la creación de los ángeles. Ciertamente, el Hijo no es "eternamente engendrado" pues el versículo 5 describe el engendramiento como algo que sucedió, en un cierto punto en el tiempo. Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy". Entonces, ¿En qué sentido es el Hijo primogénito?

 

El término tiene varios significados. En un sentido de la palabra, el Hijo no solamente era el primogénito sino también el unigénito (Jn. 3:16). Es decir, El Hijo es la única persona literalmente concebida por el Espíritu Santo (Dios); el nacimiento virginal hizo pasible que deidad completa y humanidad completa se unieran en una sola persona. Además, el Hijo es el primogénito en el sentido de que El fue planeado en la mente de Dios antes de todo lo demás.

 

El Hijo es también el primogénito en que El fue el primero en conquistar el pecado y la muerte. El es "el primogénito de los muertos". (Ap. 1:5), "el primogénito entre muchos hermanos" (Rom. 8:29), y "el primogénito de entre los muertos" (Col. 1:18).

 

Todos estos versículos de la Escritura usan la misma palabra griega, Protokos, que se usa en Heb. 1:6. Cristo era las primicias de la resurrección puesto que El fue el primero que fue resucitado corporalmente con un cuerpo glorificado (1 Cor. 15:20).

 

Ya que Jesucristo es la cabeza de la Iglesia, la llamada congregación (perteneciendo a) los primogénitos (Heb. 12:23), podemos interpretar la designación de Cristo como el primogénito de toda creación (Col. 1:15) como significado el primogénito de la familia espiritual de Dios que es llamada de toda I creación. Mediante la Fe en El podemos venir a ser Hijo se hijas de Dios por el nuevo nacimiento (Rom. 8:14-17). Jesús es el autor y consumador de nuestra fe (Heb. 12:2), el autor de nuestra salvación (Heb. 2:10), el apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión (Heb. 3:1), y nuestro hermano (Heb. 2:11-12). Es en su función redentiva que El puede ser llamado el primogénito entre muchos hermanos.

 

El título de Cristo como primogénito tiene significado no solo en el sentido del primero en orden sino como el primer poder, autoridad y preeminencia, tal como el hermano mayor tiene preeminencia entre sus hermanos. Como se aplica a Cristo, primogénito no significa que era el primer hombre que nació físicamente, sino que el es El primero en poder. Esto es el significado principal de Col. 1:15, cuando dice que El es "El primogénito de toda creación", como vemos en los versículos subsiguientes. Los versículos 16-18, describen a Jesús como el creador de todas las cosas, o cabeza de todo poder. Y la cabeza de la Iglesia. El versículo 18 dice, en particular, que El es" el primogénito de entre los muertos; para que en todo tenga la preeminencia".

 

En resumen Jesús el primogénito en varios sentidos:

1. El es el primer y único Hijo engendrado de Dios en que el fue concebido por el Espíritu Santo.

2. El plan de la encarnación existía en la mente de Dios desde el principio, antes que cualquier otra cosa

3. En su humanidad, Jesús es el primer hombre que venció al pecado, y entonces es el primogénito de la familia espiritual de Dios.

4. En su humanidad, Jesús es el primer hombre que venció la muerte entonces es las primicia de la resurrección o el primogénito de entre los muertos.

5. Jesús es la cabeza de toda la creación y la cabeza de la iglesia, entonces El es el en el sentido de tener preeminencia y poder entre y sobre todas las cosas. Tal como el hermano mayor tradicionalmente tiene preeminencia entre sus hermanos.

 

Los primeros cuatro puntos se refieren a ser el primero en orden mientras que el quinto se refiere a ser el primero en  poder y grandeza.

 

La designación de Cristo como el primogénito' significa que El fue creado o generado por otros dioses. En cambio, significa que como hombre Cristo es el primero y mayor hermano de la familia espiritual de Dios y que tiene poder y autoridad sobre toda la creación.

HEBREOS 1:8-9

"Más el Hijo dice: Tu trono oh Dios por el siglo del siglo... te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros". La primera porción de este pasaje claramente se refiere a la Deidad en el Hijo, mientras que la segunda porción se refiere a la humanidad del Hijo. El escritor de hebreos esta citando un pasaje profetice en el Salmo 45:6-7. Esta no es una conversación en (entre los miembros del) la Deidad, sino una declaración profética inspirada por Dios anticipando la encarnación (manifestación) futura de Dios en carne Dios estaba hablando proféticamente a través el salmista para describirse a si mismo en una función futura.

CONCLUSIÓN

En conclusión, hemos aprendido que el término "Hijo de Dios" se refiere a la Encarnación, o la manifestación ¿de Dios en carne, Dios planeó el Hijo antes que empezará el mundo, pero el Hijo no entro en existencia sustancial real hasta el cumplimiento del tiempo. El Hijo tuvo un principio, pues el Espíritu de Dios engendró (causo la concepción de) el Hijo en el vientre de María. El reinado del Hijo tendrá un fin pues cuando la Iglesia sea presentada a Dios, y cuando Satanás, y el pecado, y la muerte finalmente sean juzgados y sujetados, la función del Hijo cesará. El Hijo cumple muchas funciones que en el plan Dios solamente podían ser cumplidos por un ser humano inocente. Por supuesto el propósito fundamental del Hijo es proveer los medios se salvación para la humanidad caída.

 

Concluimos tres cosas acerca del uso término Hijo de Dios:

1. No podemos usarlo aparte de la humanidad de Cristo, pues la palabra siempre se refiere a la carne o al Espíritu de Dios (venido) en carne,

2. Hijo siempre se usa con referencia al tiempo, pues la función de Hijo tuvo un principio y tendría un fin

3. Como Dios, Jesús tuvo toda potestad, pero como el Hijo, El era limitado en poder. Jesús era ambos; Dios y Hombre.

 

La doctrina Bíblica del Hijo es una verdad maravillosa y hermosa. Presenta unas ideas complejas primariamente porque es difícil que la mente humana comprenda un ser con una naturaleza humana y también una naturaleza divina. Sin embargo, su amor incomparable.

 

La doctrina del Hijo no enseña que de tal manera amó Dios al Padre al mundo que envió a otra persona, "Dios el Hijo", a morir y a reconciliar el mundo con el Padre. Al contrario, enseña que de tal manera amó Dios el Padre al mundo que se vistió a sí mismo en (de*) carne y se dio a sí mismo como el Hijo de Dios para reconciliar consigo -mismo- al mundo (2. Cor. 5:19). El único Jehová Dios del Antiguo Testamento, el gran creador del universo, se humilló en forma de hombre para que el hombre pudiera verlo, entenderlo, y comunicarse con Él, El se hizo un cuerpo, llamado el Hijo de Dios.

 

Dios mismo proveyó un medio de redención para la humanidad: "Y vio que no había hombre, y se maravillo que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo" (Is. 59:16). Su propio brazo proveyó salvación. Entonces, un entendimiento correcto del Hijo tiene el efecto de magnificar y glorificar al Padre. En su función como el Hijo, Jesús oró al Padre, "Yo te he glorificado en la tierra... He manifestado tu nombre... Y les he dado a conocer tu nombre (Jn. 17:4,6;26). El Padre se ha revelado al mundo y ha reconciliado al mundo consigo -mismo- por medio del Hijo.