Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LECCION.23

PADRE, HIJO, Y ESPÍRITU SANTO

 

“Yo y el padre uno somos" (Juan; 10:30)

"Y yo rogaré al padre, y os dará otro consolador; para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros la conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros"

(Juan, 14:16-17).

 

 

. En este capítulo examinamos el significado de los términos Padre y Espíritu Santo en relación a Dios. También exploramos las relaciones y las distinciones entre los tres términos Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¿Identifican estos términos a tres distintas personas o personalidades en la Deidad? ¿O indican tres diversas funciones, modos, u oficios a través de los cuales el Dios santo actúa y se revela?

 

EL PADRE

El término "Dios el Padre" es Bíblico y se refiere a Dios mismo (Gal. 1:14). Dios es el Padre; El no es simplemente Padre del Hijo, sino el Padre de toda la creación (Mal. 2:10; Heb. 12:9). El es también nuestro Padre por causa del nuevo nacimiento (Rom. 8:14-16). El titulo Padre indica una relación entre Dios y el hombre regenerado. Jesús enseñaba muchas veces que Dios es nuestro Padre (Mat. 5:16; 45; 48). El nos enseñó a orar así; "Padre nuestro que estás en lo cielos" (Mat. 6:9): por supuesto, Jesús como hombre a tenía una relación adicional con Dios en un sentido que ningún otro ha tenido. Él era el único Hijo engendrado del padre (Jn; 3:16), el único que fue concebido realmente por el Espíritu de Dios y el único que tenia la plenitud de Dios sin medida.

 

La Biblia indica claramente que hay solamente un Padre (Mal. 2:10: Ef. 4:6) también enseña claramente que Jesús es el Padre (Is, 9:6. Jn, 10:30), El Espíritu que moraba el Hijo de Dios no era otro sino el Padre.

 

Esto es importante observar que el nombre del Padre es Jesús, porque este nombre revela y expresa completamente al Padre. En Juan 5:43, Jesús dijo, "Yo he venido en nombre de mi Padre." Según Hebreos 1:4 el Hijo "Heredó más excelente nombre". Es decir, el Hijo heredó el nombre de su Padre, Por lo tanto, entendemos porque Jesús que el manifestó y declaró el nombre del Padre (Jn. 17:6 ; 26). El cumplió la vieja profecía del Antiguo Testamento que indicaba  El Mesías declararía el nombre de Jehová (Sal. 22:22. Heb, 2:12)

 

¿En qué nombre vino el Hijo? ¿Qué nombre obtuvo el de su Padre por herencia? ¿Qué nombre manifestó el Hijo? La respuesta es evidente. El único nombre que el utilizaba era el nombre de Jesús, el nombre de su Padre.

EL HIJO

Básicamente, el término "Hijo de Dios" -se- refiere a Dios -para indicar -como él se manifestó en la carne en la persona de Jesucristo para la salvación de la humanidad. El nombre del Hijo es Jesús: " Y dará a luz un Hijo. Y llamará su nombre Jesús" (Mt. 1:21). Puesto que Padre se refiere únicamente a la Deidad, mientras Hijo de Dios" se refiere a la Deidad como encarnada en la humanidad, no creemos que el Padre es el Hijo. La distinción circular. Nosotros podemos decir que el Hijo murió, pero no podemos decir que el Padre murió. La Deidad en el Hijo es el Padre. Aunque no creemos que el Padre es el Hijo, nosotros si -creemos que el Padre está en el Hijo (Jn, 14:10). Puesto que Jesús es el nombre del Hijo de Dios, en cuanto a su Deidad como Padre y en cuanto a su humanidad como Hijo, es el nombre tanto del Padre como del Hijo.

 

EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es sencillamente Dios es Santo (Lev. 11:14, 1. Ped. 1:16). De hecho, El solo es Santo en sí mismo, Dios también es Espíritu (Jn, 4:24), y hay solamente un Espíritu de Dios (1. Cor. 12:11. Ef. 4:4). Porlo tanto, "Espíritu Santo" es otro termino para el - referirse al- único Dios.

 

Que El Espíritu Santo es Dios es evidente de una comparación de Hechos 5:3. Con Hechos 5:4, y de una comparación de 1, Cor. 3:16. 1. Cor. 6:19. Estos versículos identifican al Espíritu Santo con Dios mismo.

 

No podemos limitar los términos "Espíritu Santo", o "Espíritu de Dios" al Nuevo Testamento, ni podemos así limitar las acciones o las manifestaciones de Dios que esos términos describen, encontramos al Espíritu -que es- mencionado a través del Antiguo Testamento comenzando con Génesis 1:2. Pero nos dicen que los profetas de la antigüedad eran movidos por el Espíritu Santo (2. Ped. 1:21).

 

El Espíritu Santo es sencillamente Dios, ¿Por qué hay una necesidad de usar este término? La razón es que enfatiza un aspecto particular de Dios, Enfatiza que El es un Espíritu Santo, Omnipresente, e invisible obra entre todos los hombres por todas partes y puede llenar los corazones de todos los hombres, cuando hablamos del Espíritu Santo, estamos recordando la obra invisible de Dios entre los hombres y su capacidad de un ungir, como bautizar, llenar y morar en medio de las vidas humanas. El término habla de Dios en actividad:' y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas" (Gen. 1:2). Eso se refiere a Dios obrando entre la humanidad para regenerar la naturaleza caída del hombre y permitirle hacer a voluntad sobrenatural de Dios en el mundo. Nosotros observamos que el Espíritu es el agente -divino, de Dios- en el nacimiento (Jn, 3:5. Tit, 3:5).

 

Puesto que el Espíritu Santo es Dios, utilizamos correctamente el pronombre El para hacer referencia al Espíritu. Utilizamos a menudo "Espíritu Santo" como una forma abreviada "del bautismo (o don) del Espíritu Santo", y en tales casos es apropiado utilizar el pronombre "El" como sustituto. Cuando hacemos esto, sin embargo, debemos recordar siempre que el Espíritu Santo es Dios y no simplemente una fuerza dio un líquido sin inteligencia. Los siguientes versículos -de la Escritura revelan que el Espíritu Santo no es una fuerza sin inteligencia, sino que en realidad es Dios mismo Hch. 5:3-4; 9. 20:23:28. 21:11.

 

Espíritu es revelado y es recibido por medio del nombre de Jesús. El no es una persona distinta, con una identidad distinta que viene en otro nombre. Jesús dijo: "El Consolador. El Espíritu Santo, a quien el Padre enviaría en mi nombre..." (Jn. 14:26). Entonces, el Espíritu Santo viene en el nombre de Jesús.

EL PADRE ES EL ESPÍRITU SANTO.

El único Dios es el padre de todos, es Santo, y es un Espíritu. Por lo tanto, los títulos Padre y Espíritu Santo describen al mismo ser. Para decirlo de otra manera. El único Dios puede llenar simultáneamente los dos aspectos -o funciones- de Padre y de Espíritu Santo y -de hecho - lo hacen junto a las Escrituras dan testimonio de esto.

 

1. Jn.3:16. Dice que Dios es el Padre de Jesucristo, y Jesús se refirió al Padre como su propio Padre muchas veces (Jn. 5:17-18), Sin embargo, Mt.1:18-20 y Lc.1:35. Revelan claramente que el Espíritu Santo es el Padre de Jesucristo. Según estos versículos de la Escritura, Jesús fue concebido por el Espíritu Santo y consecuentemente nació como el Hijo de Dios. El que efectúa la concepción es el Padre. Puesto que todos los versículos de la Escritura que hace referencia a la concepción del Hijo de Dios hablan del Espíritu Santo como el agente de la concepción, es  evidente que el Padre del cuerpo humano - de Jesús - es el Espíritu Santo, es apenas razonable concluir que Espíritu Santo es el Padre de Jesucristo, el Hijo de Dios.

 

2 Joel 2:27-29. Registra la palabra de Jehová Dios "derramaré mi Espíritu sobre toda carne".

Pedro amplió este versículo de la Escritura al bautismo del Espíritu Santo en el día de Pentecostés (Hch.2:1-4; 16-18), así, el Espíritu Santo es el Espíritu de Jehová Dios del Antiguo Testamento. Puesto que hay un solo Espíritu, obviamente el Espíritu de Jehová debe ser el Espíritu Santo.

 

3. La Biblia llama al Espíritu Santo el Espíritu de Jehová "(Is. 40:13) Espíritu de Dios (Gen. 1:2) y, Espíritu del-o "de vuestro" -Padre (Mt. 10:20), puesto que hay un solo Espíritu, todas estas frases deben referirse al mismo ser. El Espíritu Santo no es otro, sino Jehová Dios y por lo tanto, el Padre.

 

Para un estudio adicional del Espíritu Santo como el Padre, considere las siguientes comparaciones Bíblicas:

1 Dios el Padre levantó a Jesús de los muertos (Hch. 2::24. Ef. 1:17-20), sin embargo, el espíritu levantó a Jesús de los muertos (Rom. 8:11).

2 Dios el Padre vivifican (da vida) los muertos (Rom. 4:17. 1 Tim. 6:13), sin embargo, el Espíritu Santo lo va a ser (Rom. 8:11).

3 El Espíritu -Santo nos adopta, lo cual significa que El es nuestro Padre (Rom. 15:16),

4 El Espíritu Santo llena la vida de un cristiano (Jn. 14:17. Hch. 4:31), sin embargo, el Espíritu del Padre es el que llena los corazones (Ef. 3:14-16). Es el Padre -el que viene en vosotros (Jn. 14:23).

5 Espíritu Santo es nuestro consolador (Jn. 14:26 en el griego, parakletos), más Dios el Padre es el Dios de toda consolación (paraklesis) que nos conforta (parakaleo) en toda nuestra tribulación (2, Cor. 3:4).

6 El Espíritu nos santifica (1. Ped. 1:2,) sin embargo, el Padre nos identifica (Jud. 1).

7. Toda Escritura es dada por la inspiración d Dios (2. Tim. 3:16), sin embargo, el Espíritu Santo inspiraba a los profetas del Antiguo testamento (2. Ped. 1:21).

8. Nuestros cuerpos son templos de Dios (1 Cor. 3:16-17) sin embargo, son templos del Espíritu Santo (1 Cor, 6; 19).

9. El Espíritu del Padre nos dará palabra para decir en tiempos de persecución (Mt. 10:20), pero el Espíritu Santo lo hará (Mr. 13:11).

 

De todos estos versículos de la Escritura concluimos que el Padre y el Espíritu Santo son sencillamente dos diversas descripciones del único Dios. Los dos términos describen al mismo ser, pero enfatizan o iluminan diversos aspectos o funciones que el posee o ejercen.

LA DEIDAD DE JESUCRISTO ES EL PADRE

La Deidad residente de Jesucristo no es otro más que *el Padre. En otras palabras, el Espíritu en el Hijo es el Padre (ver la sección, "Jesús es el Padre".

LA DEIDAD DE JESUCRISTO ES EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo se llama el Espíritu de Jesucristo (Filip. 1:19) y el Espíritu del Hijo (Gal. 4:6) 2 Cor, 3:17. dice del Espíritu; "El señor es el Espíritu" resumiendo, el espíritu residente de Jesucristo no es otro más que El Espíritu Santo. El Espíritu - que esta- en el Hijo es el Espíritu Santo.

 

Enseguida hay algunos versículos paralelos de la Escritura que revelan aún más que el Espíritu de Cristo es el Espíritu Santo.

1. El Espíritu de Cristo estaba en los profetas de la antigüedad (1 Ped. 1:10-11) sin embargo, sabemos que el Espíritu Santo-era el que- se movía en ellos (2. Ped. 1:21).

2. Jesús levantará al creyente de la muerte (Jn. 6:40), sin embargo, sabemos que es el Espíritu quien vivificará (dará vida) a los muertos (Rom. 8:11).

3. El Espíritu Santo levantó a Cristo de los muertos (Rom. 8:9-11), sin embargo, Jesús dijo que El se levantaría a si mismo de los muertos. (Jn. 2:19-21)

4. Jn. 14:16 dice que el Padre enviará a otro consolador, a saber, el Espíritu Santo, pero en Juan 14:18 Jesús dijo, no os dejaré huérfanos: vendré a vosotros en otras palabras, El otro consolador" es Jesús, en otra forma, el Espíritu Santo más bien que en la carne. Jesús explicó esto en el versículo 17, diciendo que el consolador estaba en los discípulos ya, pero que pronto estaría en ellos. En otras palabras, el Espíritu Santo estaba con ellos en la persona de Jesucristo, pero el Espíritu Santo, el espíritu de Jesucristo, pronto estaría en ellos. Jesús explicó este punto aún más en Jn. 16:7, diciendo que el tendría que irse o de lo contrario el consolador no vendría ¿por qué? Mientras Jesús estaba presente con ellos en la carne el no estaría presente espiritualmente en sus corazones pero después de que el saliera físicamente enviaría a su propio Espíritu Santo para estar con-y en-ellos.

5. El Espíritu Santo mora en los corazones de los cristianos (Jn. 14:16, sin embargo, Jesús prometió que El habitaría con sus seguidores hasta el fin del mundo (Mt. 28:20) de igual manera, los creyentes se llenan del Espíritu Santo (Hch. 2:4-38), sin embargo, es Cristo quien mora en nosotros (Col. 1:27).

6. Ef, 16:17 dice que cuando tenemos el Espíritu Santo en el hombre interno, tenemos a Cristo en nuestros corazones.

7. Cristo santifica la Iglesia (Ef. 5:26), pero -sabemos esto- lo que hace el Espíritu Santo (1. Ped. 1:2).

8. El Espíritu Santo es nuestro intercesor (Rom. 8:26), sin embargo, -sabemos que- Jesús es nuestro intercesor (Heb. 7:25).

9. El Espíritu Santo es el Parakletos prometido en Jn. 14:26 (la palabra griega traducida Consolador), sin embargo, -sabemos que- Jesús es nuestro parakletos según 1. Jn. 2:1 (La misma palabra griega es traducida "abogado"). Debemos observar que el mismo escritor humano el Apóstol Juan escribió ambos versículos, entonces supuestamente él estaba enterado del -conocía el- paralelo.

10. El Espíritu Santo nos dará las palabras que debamos decir en épocas de persecución (Mr. 13:11), sin embargo Jesús dijo que El haría esto (Lc. 21:15).

PADRE, HIJO, Y ESPÍRITU SANTO.

Está claro que los términos Padre, Hijo, y Espíritu Santo no puedan significar tres personas, personalidades, voluntades, o seres distintos. Pueden denotar solamente diversos aspectos o funciones de un ser Espiritual -el único Dios.

 

 

Debemos observar que estos tres títulos no son los únicos que Dios tiene. Muchos otros títulos o nombres para Dios son muy significativos y aparecen con frecuencia en la Biblia, incluyendo términos tales como Jehová, Señor, Verbo, Dios Omnipotente, y el Santo de Israel. La creencia en la Unicidad no niega al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo, pero si refuta la idea que estos términos denotan personas en la Deidad. Dios tiene muchos títulos, pero El es un ser. En cuanto a su existencia El es indivisible, pero su revelación de sí mismo a la humanidad se ha expresado a través de muchos canales, incluyendo su revelación como el Padre, en el Hijo, y como el Espíritu Santo.

 

Efesios 3:14-17, que hemos citado varias veces en este capítulo, demuestra que el Padre, el Espíritu -Santo-, y Cristo son uno en el sentido descrito, "por esta cusa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la Fe en vuestros corazones.." Así entonces, este pasaje identifica al Espíritu en el corazón de un cristiano como el Espíritu del Padre y también como a Cristo. El Padre, Cristo, y el Espirita de todos se refiere al único Dios indivisible.

 

¿Qué de los pasajes de la Escritura que aparecen describir a más de una persona en la Deidad? Debido a que por tanto tiempo han sido usados* por los que creen en más de una persona en la Deidad, tos pasajes solo aparecen describir a más de una persona en la Deidad. Cuando una persona limpia su mente de todas las interpretaciones, connotaciones, doctrinas de los hombres y pueden ver estos versículos a través de los ojos de los escritores originales (Quienes eran Judíos, monoteístas devotos), entenderán que estos versículos describen o los atributos y funciones múltiples de Dios, o la doble naturaleza de Jesucristo (para ver la discusión de los versículos en particular de la Escritura a este respecto, véase los capítulos 7,8 y 9).

 

Solamente dos versículos en toda la Biblia mencionan al Padre, Hijo (o Verbo), y Espíritu Santo de una manera que podría sugerir tres personas o con un significado especial del número tres en lo referente a la Deidad. Ellos son Mt. 28:19 y 1. Jn. 5:7. Sin embargo, ambos pasajes presentan problemas serios para la opinión trinitaria.

MATEO 28:19

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, Bautizándolos en el nombre Del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo"

 

En este pasaje, Jesús ordenó a sus discípulos a bautizar en el nombre del Padre, y del Hijo, y Espíritu Santo. Sin embargo, este versículo de la Escritura no enseña que el Padre, Hijo, y Espíritu Santo son tres personas distintas. En cambio, enseña que los títulos Padre, Hijo, Espíritu Santo identifican a un Nombre y por lo tanto aun Ser. El versículo expresamente dice "en el nombre", no en "los nombres".

 

Para despejar cualquier duda acerca de sí la distinción singular es significativa o que fue planeada deliberadamente por Dios solo necesitamos leer Gal, 3:16, donde Pablo enfatiza el significado singular de la frase "tu simiente" en Gen.22:18. Muchos eruditos trinitarios han reconocido por lo menos parcialmente el significado singular en Mt, 28:19.

 

Por ejemplo, el profesor Presbiteriano, James Buswell, dice "el nombre", no los "nombres" del Padre y del Hijo (del Espíritu Santo en el cual debemos ser bautizados, debe entenderse como Yahvéh, el nombre del Dios trino" su discernimiento del singular esta correcta, aunque su identificación del nombre singular es errado. Jehová o Yahvéh, el era el nombre revelado de Dios en el Antiguo Testamento, pero Jesús es el Nombre revelado de Dios en el Nuevo Testamento, sin embargo, el Nombre de Jesús influye a Jehová puesto que Jesús significa Jehová-Salvador.

 

Padre, Hijo, Espíritu Santo describen al único Dios; entonces la frase en Mt. 28:19 sencillamente describe el único Nombre del único Dios. El Antiguo Testamento prometió que vendría una época en que Jehová tendría un solo nombre y que su único nombre se daría a conocer (Zac. 14:9. Is. 52:6). Sabemos que el único nombre de Mt, 28:19 es Jesús, porque Jesús es el Nombre del padre (Jn, 5:43. Heb. 1:4), del Hijo (Mt. 1:21), (del Espíritu Santo (Jn. 14:26).

 

La Iglesia del Nuevo Testamento (primitiva) entendía esto como la verdad, porque ellos bautizaban en el nombre de Jesucristo (Hch. 2:38. 8:16. 10:48. 19:5. 1 Cor. 1:13), Mateo mismo endosó esta interpretación estando en pie con Pedro y los otros Apóstoles durante el sermón en el cual Pedro mandó a la gente que se bautizarán en el Nombre de Jesucristo (Hch. 2:14-38).

 

Algunos dicen que las referencias en los Hechos realmente no significan que el Nombre de Jesús fue pronunciado oralmente como parte de la formula bautismal. Sin embargo, esto parece ser una tentativa para tergiversar el lenguaje y conformarse son una doctrina errónea y una práctica equivocada. En Hch. 22:16 dice, "Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su Nombre". Por lo tanto este versículo de la Escritura indica que el Nombre de Jesús era invocado en el bautismo. San.2:7 dice," ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?".

 

Si los muchos pasajes de la Escritura en los Hechos que se refieren al bautismo en agua en el Nombre de Jesús no describen una formula bautismal, entonces, es igualmente verdadero que Mt. 28:19 no indican una formula. Esta interpretación dejarla a la Iglesia sin ninguna fórmula bautismal para establecer una diferencia entre el bautismo Cristiano, el bautismo de los prosélitos Judíos, y el bautismo pagano. Pero el Señor no nos dejó sin una formula bautismal; la iglesia cumplió correctamente con las instrucciones que Jesús dio en Mat, 28:19 cuando los Apóstoles usaron el Nombre de Jesús en el bautismo en agua.

 

Muchas enciclopedias e historiadores de la Iglesia convienen -en- que la original formula bautismal en la antigua historia de la iglesia era en el Nombre de Jesús. Por ejemplo. El profesor Luterano Otto Heick dice: "el primer bautismo fue administrado en el Nombre de Jesús pero gradualmente en nombre de Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu" esto no era un resbalón de la pluma, porque más adelante el afirmo su opinión: "en el principio el bautismo se hacía en el Nombre de Cristo.

 

Esta interpretación el único Nombre en Mt. 28:19 como Jesús, allá más apoyo en la descripción completa de los acontecimientos de los cuales este versículo es una parte. En M, 28:19, Jesús dijo: "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre...".en otras palabras, Jesús dijo, "Yo tengo todo el poder, entonces bauticen en mi nombre". Torcería la lógica del pasaje si se leyera para significar, "Tengo todo el poder, entonces bauticen en los nombres de tres distintas personas".

 

En los otros relatos de la gran comisión, el Nombre de Jesús goza de una figuración prominente (Mr. 16:17. Luc, 24,47). Lo que escribió Mateo, del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, lo que escribió Marcos, "en mi nombre", y lo que escribió Lucas, "en su nombre" todo se refiere al el Nombre de Jesús.

 

Debemos recordar que el bautismo en agua es administrado debido a nuestra vida pasada de pecado; es para "perdón de los pecados" (Hech. 2:38). Puesto que el Nombre de Jesús es el único Nombre salvador (Hech. 4:12), es lógico que el Nombre se use en el bautismo. Jesús mismo relacionó el perdón de pecados con su Nombre: "y se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén." (Luc. 24:47).

 

Mateo 28:19 no enseña tres personas en un Dios, pero da tres títulos de Dios, todos los cuales se aplican correctamente a Jesucristo. Estos títulos resumen las diferentes funciones de Dios o modos de su revelación; por su referencia singular al nombre, se enfoca sobre el único Nombre de Dios revelado en al Nuevo Testamento. Ese Nombre es Jesús.

 

Luz adicional sobre esta interpretación que el Nombre de Dios es Jesús viene de una comparación de Ap. 14:1 con 22:3-4. Hay un Nombre para el Padre, para Dios, y para el Cordero, El cordero es Jesús, entonces Jesús es el nombre de Dios y del Padre.

1. DE JUAN 5:7

"Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo; y estos tres son uno"

 

Aunque este verso de la Escritura es usado a menudo por los que creen en tres personas de (o en) Dios, en realidad refuta esta idea, porque dice "estos tres son uno". Algunos interpretan esta frase para significar una unidad como un hombre y su esposa son uno. Pero debe precisarse que esta idea es esencialmente politeísta. Si la palabra UNO se refirió a la unidad en  vez de a la designación numérica, entonces se puede ver a la Deidad como a muchos dioses en un concilio o gobierno unido. Si se significaba la unidad, el versículo debe haberse leído, "estos tres convienen como uno".

 

También es interesante observar que este versículo no usa la palabra Hijo, sino Verbo. Si Hijo era el Nombre especial de una persona distinta en la Deidad, y si este versículo intentaba enseñar que había personas distintas, ¿por qué usó Verbo y no Hijo? Hijo no se refiere primariamente la Deidad, pero Verbo sí. El Verbo no es una persona distinta al Padre como no lo son un hombre y su palabra. Al contrario, el verbo es el pensamiento o el plan en la mente de Dios y también es la expresión de Dios.

 

De una manera similar, el Espíritu Santo no es una persona distinta al Padre como no lo son un hombre y su espíritu. El Espíritu Santo solamente describe lo que es de Dios. 1 de Juan. 5:7 dice que los tres dan testimonio en el cielo; es decir, Dios se ha registrado así mismo en tres modos de actividad o se ha revelado así mismo de tres maneras. El tiene por lo menos tres funciones celestiales: Padre, Verbo, (no Hijo), y Espíritu Santo. Además, estas tres funciones describen al único Dios: "Estos tres son uno".

¿SE LIMITA DIOS A TRES MANIFESTACIONES?

En este capítulo hemos discutido tres prominentes manifestaciones de Dios. ¿Significa esto que Dios está limitado a estas tres funciones? ¿Abarcan los términos Padre, Hijo y Espíritu Santo todo lo que es Dios? A pesar de la prominencia que estas manifestaciones tienen en el plan de redención y salvación del Nuevo Testamento, no parece que Dios pueda ser limitado a estas tres funciones, títulos, o manifestaciones. Dios se manifestó a si mismo de muchas maneras en el Antiguo Testamento. El se reveló a si mismo por medio de muchas teofanías, incluso en formas humanas y angélicas. (Véase capitulo 2), La Biblia usa muchos otros nombres y títulos de Dios. Por ejemplo, Jehová y Señor aparecen con frecuencia en la Biblia, Dios se ha revelado al hombre en muchas otras relaciones, también, Por ejemplo, El es Rey, Señor, Novio, Marido, Hermano, Apóstol, Sumo Sacerdote, Cordero, Pastor, y Verbo. Mientras que Padre, Hijo y Espíritu Santo representan tres funciones, títulos, o manifestaciones importantes de Dios, Dios no está limitado a estos tres, tampoco tiene el número tres un significado especial con respecto a Dios.

 

Una explicación popular de Padre, Hijo y Espíritu Santo es que hay un Dios quien se ha revelado como Padre en la creación, Hijo en la redención, y Espíritu Santo en la regeneración.

 

El reconocimiento de estas tres manifestaciones no implica que Dios está limitado a tres manifestaciones o que existen tres distinciones en la naturaleza de Dios. Además, no hay una distinción total entre una manifestación y otras. Por ejemplo, Dios era el Espíritu Santo en la creación y uso su papel como Espíritu en la creación (Gen. 1:2). Además, Dios uso su papel como Hijo -es decir, El dependió de su plan para afiliación futura- en la creación (Heb. 1:2).