Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LAS ORACIONES DE CRISTO.

¿Indican las oraciones de Cristo que hay una distinción de personas entre Jesús y el Padre? No, Más bien, su oraciones indican una distinción entre el Hijo de Dios y Dios. Jesús oro en su humanidad no en su Deidad. Si las oraciones de Jesús demuestran que la naturaleza de Jesús es diferente que la del Padre, entonces Jesús es inferior a Padre e su Deidad, Es decir, si Jesús oró como Dios entonces su posición en la Deidad seria de alguna manera inferior a la de las otras personas. Este único ejemplo golpea certeramente en su propia fase el concepto de una trinidad de personas distintas pero coiguales en la Deidad.

 

¿Cómo puede Dios orar y a la vez ser Dios? Por definición, Dios es su Omnipotencia no tiene ninguna necesidad de orar, y en su Unicidad, no tiene ningún otro ser a quien El pueda o tanga que orar. Si las oraciones de Jesús prueban que hay dos personas -distintas- en la Deidad, entonces una de aquellas personas está subordinada a la otra y por lo tanto no es completa o verdaderamente Dios.

 

¿Cuál entonces, es la explicación de las oraciones de Cristo? Solamente puede significar que la naturaleza humana de Jesús oró al Espíritu eterno de Dios. La naturaleza divina no necesitaba. Como Jesús dijo en el huerto de Getsemani, "El Espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil" (Mt. 26:41). Hebreos 5:7 dice claramente que Jesús tenía necesidad de orar solamente durante "los días de su carne". Durante la oración en Getsemani, la voluntad humana se sometió a la voluntad divina. Por medio de la oración su naturaleza humana aprendió a someterse y ser obediente al Espíritu de Dios (Fil. 2:8. Heb. 5:7-8). Esto no era una lucha entre dos voluntades divinas, sino entre la voluntad humana y la voluntad divina de Jesús. Como hombre Jesús se sometió a y recibió fuerza del Espíritu de Dios.

 

Algunos pueden oponerse a esta explicación, afirmando que de esta manera se estaría dando a entender que Jesús oró a sí mismo. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que Jesús poseía dos naturalezas perfectas y completas -la humana y la divina- lo cual hacia de Él un hombre totalmente diferente a cualquier otro ser humano. Lo que para un hombre ordinario sería absurdo o imposible no lo es para Jesús. No decimos que Jesús oró a sí mismo, porque eso implicaría que Jesús tenía una naturaleza solamente tal como los hombres ordinarios tiene lo cual es incorrecto. Más bien decimos que la naturaleza humana de Jesús oró al Espíritu divino que moraba en el hombre Jesús.

 

La opción es sencilla.  Jesús oraba a Padre como Dios o lo hacía como hombre. Si lo primero fuera verdad, entonces estaríamos frente a una cierta forma de subordinación o Arrianismo en los cuales una persona en la deidad es inferior a, y no coigual con la otra persona en la misma Deidad. Esto sería una gran contradicción del concepto Bíblico UN SOLO DIOS, la Deidad completa de Jesús y la Omnipotencia de Dios, Si la segunda alternativa es lo correcto, así es como lo creemos, entonces no existe ninguna distinción de personas en la Deidad. La única diferencia es entre la humanidad y la Divinidad, pero no entre Dios y Dios.