Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LECCION. 25

 

SALUDOS EN LAS EPÍSTOLAS

 

La mayoría de las Epístolas contienen un saludo que mencionan a Dios Padre y al Señor Jesucristo. Por ejemplo, Pablo escribió, "Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo" (Rom, 1:7. 1. Cor. 1:3). ¿Indica esta fraseología una distinción de personas? Si es interpretada así, habría varios y serios problemas con los cuales enfrentarse.

 

Primeramente, ¿por qué no hay ninguna mención del Espíritu Santo en estos saludos? Aunque en estos saludos se interpretan para enseñar una distinción de personas. No apoyan la doctrina de la trinidad. De esta interpretación, los saludos solo podrían enseñar el binitarianismo: podrían también relegar al Espíritu Santo un papel menor en la Trinidad.

 

En segundo lugar, si interpretamos otros pasajes similares para indicar la existencia de personas distintas en la Deidad, podríamos tener fácilmente cuatro personas en la Deidad. Por ejemplo, Col, 2:2 habla de "el misterio de Dios el Padre y de Cristo". Otros versículos de la Escritura hablan de "Dios Padre" (Col. 3: 17. Sant. 1: 27), "Dios el Padre" (1. Tes. 1:3). 1 Tes. 3:11, dice, "Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirijan nuestro camino a vosotros". Entonces, si la conjunción "y" separa a distintas personas, nosotros tendríamos por lo menos a cuatro personas: Dios, El Padre, El Señor Jesucristo y el Espíritu Santo.

 

Si los saludos no indican una pluralidad de personas en la Deidad, ¿Qué es entonces lo que significan? Por hacer referencia al Señor Jesucristo, los escritores enfatizan dos papeles de Dios y la importancia de aceptar a Dios en ambos papeles. Debemos no solamente creer en Dios como nuestro Creador y Padre, sino también aceptarle como manifestado en carne: Como Jesucristo. Cada uno debe reconocer que Jesús ha venido en carne y que El es Señor y Cristo (Mesías). Por lo tanto, los saludos enfatizan la creencia no solamente en Dios, lo que los Judíos y muchos paganos aceptaban, pero también en Dios revelado en Cristo.

 

Esto explica porqué no era necesario mencionar al Espíritu Santo; el concepto de Dios como Espíritu está implícito en el titulo de Dios el Padre, especialmente para la mente Judía.

 

Debemos recordar también que la doctrina de la Trinidad no se desarrollo hasta varios siglos después del nacimiento del cristianismo en la historia de la Iglesia. Por lo tanto, estas frases no eran extrañas a los escritores o a los lectores.

 

El estudio del griego es muy interesante en relación con estos pasajes de los saludos. La conjunción y es traducción de la palabra griega "Kai". Kai puede ser traducida como "y" o como "aún" (en el sentido de "que es" o "que es igual que"). Por ejemplo. El KJV (ingles) traduce Kai como "y" en 2. -—cor. 1:2. pero como "aún" en el versículo 3. El versículo 2 dice, "de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo" mientras que el verso 23 dice. "Dios, aún el Padre de nuestra Señor Jesucristo", El versículo 2 podría aparecer correctamente como, "de Dios nuestro Padre, aún del Señor Jesucristo". El KJV traduce Kai como "aún" en otros lugres, incluyendo las frases "Dios, aún el Padre" (1. Cor. 15:24. Sant. 3:9) y "Dios, aún nuestro Padre, aún el Señor Jesucristo". Para apoyar esto aún más, debemos tener en cuenta que el griego no tiene el articulo definido -"el" antes de "Señor Jesucristo" en ninguno de los saludos. Entonces, aunque tradujéramos Kai como "y", las frases se leen literalmente< "de Dios nuestro Padre y Señor Jesucristo".

 

Aún cuando las traducciones vierten Kai como “y”, ellas concuerdan a menudo en que la frase denota solamente un ser o persona. En seguida hay algunos ejemplos que provienen de varias traducciones de la Biblia en el Ingles.