Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LECCION. 6

EL ESPÍRITU SANTO

Hechos:2:1-4, 38

Romanos:8:9-15

 

 

De acuerdo a la Palabra de Dios:

 

  1. Fe.
  2. Arrepentimiento.
  3. El bautismo en agua en el Nombre de Jesucristo.

 

Ahora examinaremos el cuarto y último paso que es recibir el Espíritu Santo. Después de cumplir con estos requisitos entonces debemos continuar en la doctrina de los apóstoles viviendo una vida santa y piadosa.

 

Hablar en otras lenguas es la señal inicial que Dios nos da cuando recibimos el Espíritu Santo. Hablar en otras lenguas es el tema de nuestro próximo estudio, así que solo lo mencionare brevemente en esta lección.

 

La mayoría de personas considera al Espíritu Santo como una bendición opcional que no es esencial para la salvación. ¿Cuán importante es el Espíritu Santo en nuestras vidas, de acuerdo a las escrituras?. De acuerdo a la biblia es evidente que el Espíritu Santo es esencial en nuestras vidas, para que seamos salvos del pecado. Examinemos lo que Dios tiene que decir sobre este tema. Entonces podremos dar a otros una razón de la esperanza que hay en nosotros concerniente al Espíritu Santo.

 

LOS PROFETAS HABLARON DEL ESPÍRITU SANTO

 

Cuatro grandes profetas, siendo uno de ellos el que bautiza con el Espíritu Santo, nos dicen que podemos y debemos tener el Espíritu Santo. Pedro predijo que “todos los que están lejos” (Hec:2:39), serían candidatos del Espíritu Santo. Escrituras proféticas se han cumplido una y otra vez desde el día de Pentecostés en el año 33 DC. Por todo el mundo, hombres y mujeres están recibiendo el Espíritu Santo evidenciando con el hablar en otras lenguas.

 

  • ISAÍAS: Predice de Dios usando las lenguas de tartamudos y extrañas lenguas (Is:28:9-12). Pablo hace referencia a la profecía en (1- Cor:14:21) en sus escritos a la iglesia del N.T. Isaías se refiere al gozo de esta experiencia como sacando aguas del pozo de la salvación (Is:12:1-6).
  • JOEL: Predijo del derramamiento del Espíritu Santo sobre toda carne (Joel:2:28-29). Pedro nos informó que el derramamiento del Espíritu en el día de Pentecostés (Hec:2:1-4) es el cumplimiento de la profecía de Joel (Hec:2:16-18).

 

  • JUAN EL BAUTISTA: Todos los cuatro escritores de los evangelios registran la profecía de Juan acerca de Jesús como él que bautizaría con el Espíritu Santo y fuego (Mat:3:11; Mar:1:8; Luc:3:16; Juan:1:33). Jesús mismo declaro que Juan el Bautista era un profeta (Luc:7:24-30).

 

  • JESUCRISTO: El profeta de todos los profetas, es un titulo apropiado y describe bien a nuestro Señor. En el verdadero sentido de la palabra, Jesús fue un profeta (Luc:24:19; Hec:3:22-23). El profetizo de muchas cosas, tales como la destrucción de Jerusalén, la aparición de falsos Cristos y del Espíritu Santo.

 

  1. El se refirió al Espíritu Santo como ríos de agua viva (Juan:7:37-39). El el agua de vida (Juan:4:10-14).

 

  1. Cuando Jesús hablo de nacer de nuevo del Espíritu, sin lugar a duda, él se refería a ser bautizado con el Espíritu Santo (Juan:3:1-8).

 

  1. El predijo la llegada del consolador, el cual es el Espíritu Santo (Juan:14:16-17, 26; 15:26; 16:7-13).

 

  1. El prometió a sus seguidores que ellos serían bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días (Hec:1:5), luego Jesús ascendió al cielo a cumplir todas estas promesas al cabo de pocos días (Hec:2:1-4).

 

 

¿QUIÉN ES EL ESPÍRITU SANTO?

 

Muchos hombres han creado términos que no son consistentes con los que la biblia ha usado para describir al Espíritu Santo. Para contestar esta pregunta apropiadamente vamos a la biblia para una definición escritural del Espíritu Santo. Cada uno de los siguientes términos son sinónimos que describen al Espíritu Santo.

 

  1. Espíritu de Cristo: También llamado el Espíritu de Dios, porque Jesús es Dios (Rom:8:9-11). Jesús hablo de estar con nosotros y estar en nosotros; el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios que viene a nuestras vidas (Joel:2:28-29; Hec:2:16-18).
  2. Un bautismo: El Espíritu Santo es una inundante, sobrecogedora, inmersión en el Espíritu. El Espíritu de Dios nos bautiza en un cuerpo (1- Cor:12:13). Ser bautizado con el Espíritu Santo es ese un glorioso bautismo del que hablo Pablo (Ef:4:5).

 

  1. Un nacimiento: Dos elementos distintos constituyen la experiencia del nuevo nacimiento.

 

Ellos son:

 

  1. El bautismo en agua en el Nombre de Jesucristo.
  2. El bautismo del Espíritu Santo (Juan:3:1-8).

 

Jesús asemejo al Espíritu Santo como un nacimiento de Espíritu.

 

  1. Un Sello: Dios nos da el Espíritu Santo para sellarnos para el día de la redención   (Ef:1:13; 4:30; 2- Cor:1:22).

 

  1. Las Arras de nuestra herencia: Tan grande como es esta experiencia, es solo un pago inicial o una parte de lo que recibimos al final si somos fieles (2- Cor:1:22; 5:5; Ef:1:13-14). Pablo se refiere a esta experiencia como “las primicias del Espíritu” (Rom:8:23).

 

  1. El descanso: Jesús invito a aquellos de su día y del nuestro a venir a él y encontrar descanso para nuestra alma (Is:28:12; Mat:11:28-30; Heb:4:1-11). En Cristo hemos descansado de nuestras labores y entrado en un descanso “reposo” del Espíritu Santo. Cada día es un día santo, de descanso, paz y gozo en Él.

 

  1. El Espíritu de adopción: A través del Espíritu Santo hemos sido adoptados como hijos de Dios, clamando Abba; que significa Padre (Rom:8:15; Gal:4:4-7; Ef:1:5).

 

  1. El agua de vida: Aquellos que han sido hechos participes de tomar de esa bebida espiritual y de esa roca espiritual (1- Cor:10:1-4), conocen la profundidad de este término. Agua de vida se oye como algo refrescante, revitalizador. Jesús dijo que el Espíritu Santo sería como eso (Juan:4:10-14; 7:37-39).

 

  1. Poder de lo Alto: Somos criaturas débiles que necesitamos un poder fuera de la esfera humana. A través del Espíritu Santo, Dios ha provisto este poder necesitado, poder para ser testigos (Hec:1:8) y para vivir como Dios nos dirige en su Palabra. Cuanto necesitamos ser investidos con poder de lo alto (Luc:24:49; Hec:2:1-4), el Espíritu Santo enviado del cielo (1- Ped:1:12).
  2. El consolador: Jesús llamo al Espíritu Santo el Consolador, el Espíritu de verdad, un guía, un testigo y reprobador (Juan:14:16-17, 26; 16:7-13). Consolador es una palabra con un gran impacto espiritual y bíblico.

 

 

¿QUIÉNES PUEDEN TENER EL ESPÍRITU SANTO?

 

Dios ha hecho promesas condicionales a aquellos que quieren el Espíritu Santo. Cuando estas condiciones bíblicas son cumplidas, cualquiera puede recibir el Espíritu Santo. Dios no hace acepción de personas, sino que dará el Espíritu Santo a aquellos que so lo piden (Luc:11:13)

 

Observemos detalladamente lo que la Biblia dice sobre este tema:

 

  1. La promesa de Dios, de recibir el Espíritu Santo es para toda carne; hijos, hijas, siervos y siervas (Joel:2:28-29; Hec:2:16-17).

 

  1. Juan el Bautista no excluyo a nadie en su predicación acerca del bautismo del Espíritu Santo (Mat:3:11).

 

  1. Pedro declaro que el Espíritu Santo es para vosotros “judíos” y para todos los que están lejos “gentiles” (Hec:2:38-39).

 

  1. Dios da el Espíritu Santo a aquellos que le obedecen (Hec:5:32).

 

  1. Aquellos en Samaria, el etíope y la gente en azoto recibieron el Espíritu Santo (Hec:8:1-40).

 

  1. Cornelio y aquellos que estaban en su casa recibieron el Espíritu Santo (Hec:10:44-48).

 

  1. “Sino que en toda nación se agrada del que le teme hace justicia”  (Hec:10:35).

 

  1. “Porque tu fuiste inmolado, y con tu sangre no has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación” (Ap:5:9).

 

Los ángeles anhelan mirar en esta gran salvación, los profetas inquirieron diligentemente (1- Ped:1:10-12) ¡y pensar que nosotros lo podemos tener!.

 

LA EVIDENCIA DEL ESPÍRITU SANTO

 

En el día de Pentecostés, el día del nacimiento de la iglesia, los 120 hablaron en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen, cuando ellos recibieron el Espíritu Santo (Hec:2:1-4). La Palabra de Dios es muy precisa al darnos ejemplo tras ejemplo de esta señal fenomenal de hablar en lenguas como la evidencia de que ha recibido el Espíritu Santo. Millones han experimentado este hablar glorioso cuando ellos reciben un regalo tan precioso como este.

 

Pablo hablo en lenguas más que toda la iglesia de Corinto (1- Cor:14:18). Sin duda, la primera ocasión fue cuando él recibió el Espíritu Santo (Hec:9:17-18). Numerosas escrituras están a disposición para su estudio, estas son algunas de ellas:

 

  1. Isaías profetizo de Dios hablando a través de extrañas lenguas (Is:28:9-12).

 

  1. Cuando la iglesia del N.T comenzó, ellos hablaron en otras lenguas (Hec:2:1-4).

 

  1. Es concluyente que los samaritanos hablaron en otras lenguas (Hec:8:1-25).

 

  1. La casa de Cornelio, los cuales eran gentiles, hablaron en otras lenguas (Hec.10:44-48).

 

  1. Creyentes en el bautismo de Juan fueron bautizados y hablaron en otras lenguas (Hec:19:1-6).

 

 

TÉRMINOS, SINÓNIMOS DEL DON DEL ESPÍRITU SANTO

 

Muchas ideas han sido proyectadas por el hombre concerniente a grados o etapas en los que el Espíritu Santo viene a la vida de una persona. Ideas imaginarios, que luchan contra la escritura para su propia destrucción describen mejor tales declaraciones.

 

Nueve términos son encontrados en la biblia describiendo sinónimamente la única y la misma experiencia del Espíritu Santo al venir a la vida de una persona. Ningún grado, etapa o variación del Espíritu Santo es indicado en ninguna de las siguientes ocasiones.

 

Ni tampoco estos términos describen varias experiencias, ellas son expresiones de diferentes nombres y pueden ser usados hoy cuando hablamos del Espíritu Santo.

 

  1. Bautismo del Espíritu Santo: (Ef:4:5; Mat:3:11; Mar:1:8; Luc:1:5; 1- Cor:12:13).
  2. Lleno del Espíritu Santo: (Hec:2:1-4; 9:17).

 

  1. Don del Espíritu Santo: (Hec:2:38; 10:45; 8:20; 11:17; Rom:5:5; 6:23).

 

  1. Recibir el Espíritu Santo: (Hec:8:15-19; 10:47; 19:2; Juan:7:37-39).

 

  1. El Espíritu Santo vendrá sobre vosotros: (Hec:1:8; 19:6).

 

  1. Derramare de mi Espíritu: (Joel:2:28; Hec:2:17; 10:45).

 

  1. Enviado del cielo: (1- Ped:1:12) un estruendo que viene del cielo (Hec:2:1-4).

 

  1. Cayo el Espíritu Santo: (Hec:8:16; 10:44; 11:15).

 

  1. Derramado: (Tit:3:5-6; Hec:2:33; Rom:5:5).

 

Cuando Cornelio y su casa fueron llenos del Espíritu Santo (Hec:10:44-48), cuatro de estos términos son usados en cinco versículos: “cayo, derramase, don, recibido”. Alguien puede preguntar ¿recibió Cornelio cuatro clases, grados, etapas o tipos del Espíritu Santo? No, fue una experiencia descrita con cuatro diferentes términos.

 

 

LA IMPORTANCIA DEL ESPÍRITU SANTO

 

El Espíritu de Dios es muy importante para nosotros en nuestras vidas. Es una cosa muy sagrada, tanto así que Jesús nos advirtió no blasfemar “hablar en contra” del Espíritu Santo. Nunca se podrá obtener perdón por este pecado (Mar:3:28:30). La blasfemia contra el Espíritu Santo es el único pecado imperdonable. Cualquier otro pecado puede ser perdonado.

 

Un gran énfasis es colocado sobre la importancia y esencialidad del Espíritu Santo en la escritura.

 

  1. Sin el Espíritu Santo no estaremos en el arrebatamiento de la iglesia (Rom:8:11; 1- Tes:4:16-17).

 

  1. Sin el Espíritu de Cristo no somos de los suyos (Rom:8:9; 1- Cor:12:3; 2- Tim:2:19).

 

  1. No podemos llamar a Jesús Señor si no por el Espíritu Santo (1- Cor:12:3).

Una vez que una persona ha alcanzado los pasos de fe, arrepentimiento, bautismo y haya recibido el Espíritu Santo, su salvación del pecado esta completa. Aunque esto pueda sonar como una gran obra, y lo es, puede ser alcanzada en la vida de una persona muy rápidamente. Es su responsabilidad creer y arrepentirse. Permita al ministro bautizarlo, entonces Dios lo bautizara con el Espíritu Santo. Esto es salvación bíblica.

 

 

LO QUE ES LA SALVACIÓN

 

La suma total de esta gloriosa experiencia es de escrita en la biblia en varios términos sinónimos. A continuación, unos cuantos de ellos son mencionados aquí, recuerde que esto cubre la combinada experiencia completa del nuevo nacimiento.

 

  1. Un Lavamiento: Una limpieza viene a través de la sangre, el agua y el Espíritu como un resultado de obediencia a la Palabra de Dios (Juan:13:10; 1- Cor:6:11; 1- Ped:1:22; Ap:1:7).

 

  1. Una Resurrección: Ser salvo del pecado es comparado a ser reavivado y resucitado (Ef:2:1-6; Col:2:13; Rom:6:1-11).

 

  1. Un nacimiento: Que maravillosa descripción de nuestra salvación, imagínese a un bebe recién nacido viniendo a este mundo a contemplar su belleza por primera vez. Luego el crece para disfrutar todas las cosas emocionantes que trae la vida. Cuando una persona nace en la familia de Dios, el es nutrido por la Palabra y crece para ser un siervo útil por la causa de Dios (Juan:3:1-8; 1:13; Gal:4:29; 1- Ped:1:23; 1- Juan:2:29).

 

  1. Una Circuncisión: Una circuncisión espiritual del corazón (Jer:4:4) es realizada cuando nosotros obedecemos (Hec:2:38). El bautismo en agua y en el Espíritu, circuncida completamente el corazón, haciendo a la persona un judío interiormente (Rom:2:28-29; Fil:3:3; col:2:10-13; Gal:3:29).

 

  1. Un Traslado: Espiritualmente somos trasladados al reino de su amado hijo (Ef:2:6; Rom:6:4-5; Col:1:13).

 

  1. Estar en el Reino de Dios: El reino de Dios es una entidad espiritual de la cual llegamos a ser parte naciendo de nuevo (Juan:3:1-8; Rom:14:17; Hec:8:12; Luc:12:31-32; Mat:16:19; Mar:12:34).

 

  1. Ser Salvo: La salvación es alcanzada en nuestras vidas por el lavamiento de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo (Tit:3:5; Hec:2:1-4) lo cual viene a través de la obediencia al evangelio (1- Cor:15:1-4).

 

  1. Ser una Nueva Criatura: Criatura en este caso significa “creación”. Solo en y a través de Cristo podemos llegar a ser nuevas criaturas (2- Cor:5:17; Gal:6:15).

 

Esteban, el primer mártir de la iglesia, fue declarado estar Lleno del Espíritu Santo (Hec:6:3-8). ¡Qué testimonio! Que este llegue a ser también el nuestro