Artículos

Que debo saber para evangelizar - manual del líder

LECCION. 8

YA SOY SALVO ¿AHORA QUÉ?

Hechos:9:1-9

 

 

El paso más grande de la vida es convertirse del pecado hacia Dios, luego seguirlo como Su Palabra dirija. Ya hemos estudiado los pasos que debemos tomar para ser salvos del pecado. Después que hemos obedecido estas verdades como están establecidas en la Biblia, surge la pregunta, “AHORA QUÉ?”. Cuando Dios comenzó a hablar con Saulo (más tarde Pablo), su pregunta a Dios fue, “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hec:9:6). Saulo lo supo cuando Ananías le ministró a él. Él fue salvo en ese momento y continuó hasta convertirse en un gran apóstol.

 

La Palabra de Dios, la cual nos dice como llegar a ser salvos, también nos instruye sobre como permanecer salvos. Todas las diferentes clases de denominaciones tienen ciertas reglas, regulaciones y códigos de conducta trazados para su membresía. En realidad, nuestra mejor fuente es la Biblia. Siga sus enseñanzas, obedezca sus instrucciones y todo estará bien.

 

Nuestro destino en el cielo no es seguro porque hayamos nacido de nuevo (Juan:3:1-8). Este es un paso esencial, pero es solo el comienzo de nuestro caminar con Dios. La salvación es una experiencia que le sustentará por toda una vida, obviamente la palabra clave es perseverar hasta el fin.

 

Permítame ser justo con usted a esta altura; ahora usted va a descubrir el significado real de todo lo que el diablo es. Usted ahora tiene un enemigo de su alma que lo tentará y probará, a través de toda posib1e estratagema de maldad. No desmaye “mayor es aquel que está en usted, que aquel que está en el mundo” (1- Juan:4:4). La derrota no tiene que ser su suerte. Usted fue salvo para triunfar espiritualmente, ser victorioso y un vencedor.

 

Principios básicos y verdades de la Palabra de Dios serán introducidos en esta lección como un sistema de apoyo a su recién encontrada experiencia de salvación. Los he observado en mi propia vida y los he observado siendo practicados exitosamente en las vidas de Otros. No hay atajos; usted no está exento; las reglas se aplican para todos. Nuestro destino no ha sido alcanzado; apenas hemos comenzado. El camino no es oscuro “Porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1- Ped:2:21).

 

Verdades introductorias para ambos, los nuevos convertidos y los santo experimentados, serán presentadas en este estudio. Consejos prácticos, propuestas de sentido común y simples rudimentos (principios) serán proyectadas para su seguridad y crecimiento en Cristo. Usted no es todo lo que será o podrá llegar a ser. Acepte el reto; viva para Dios; siga adelante y crezca en Él.

 

 

ESENCIALES PARA PRINCIPIANTES

 

No se ofenda por ser llamado un principiante. Su edad no tiene nada que ver, solo su posición en Cristo. ¿AHORA QUE? Es una gran pregunta para cada nuevo convertido. Ahora usted rebosa con nuevos sentimientos, amigos y disciplinas. Puesto que usted quiere hacer lo mejor, triunfar y ser una bendición, usted se está preguntando por donde comenzar. ¿Puedo compartir con usted mis experiencias personales y bíblicas de más de cuarenta años sobre lo que usted debe hacer?

 

COMIENCE y CREZCA de aquí en adelante.

 

  • LECTURA DE LA BIBLIA: Una de las herramientas visibles más importante que usted tiene es la Palabra de Dios, La Biblia. Como parte de su armadura (Ef:6:17), es vital para su vida cristiana (Sal:19:7-11; 1- Ped:2:1-3).

 

Comience su lectura bíblica con los siguientes:

 

  1. Lea todo el N.T primero.

 

  1. Use la versión de la Biblia de Reina-Valera 1960. Use otras traducciones solo para referencia.

 

  1. Procure leer toda la Biblia en los siguientes doce meses. Leyendo solo tres capítulos diarios y cinco los domingos alcanzará esta meta. Aproximadamente 15 minutos diarios es todo el tiempo que necesita.

 

  1. Propóngase memorizar Escrituras relacionadas con inspiración y salvación.

 

  1. Lleve su Biblia a cada servicio de su iglesia. Encuentre las Escrituras mencionadas por el ministro.

 

  1. Estudie las lecciones de este manual sobre “La importancia de la Palabra de Dios” y “Cómo estudiar sistemáticamente la Biblia”.

 

  • ORACIÓN: Otra clave vital para ser un cristiano vencedor es la de la oración. Desarrolle una consistente y creciente vida de oración por SUS necesidades y las necesidades de otros (Mat:6:5-13; 1- Tes:5:17; Luc:21:34-36; 18:1-14; 11:1-13; Sant:5:13-18).

 

  1. Haga de la oración un asunto diario.

 

  1. Ore con su familia si ellos son salvos.

 

  1. Desarrolle la habilidad de orar largamente. No se desanime si usted no puede hacer esto al principio, porque esto viene con la práctica, experiencia y perseverancia.

 

  1. Llegue temprano al templo y ore antes de cada servicio.

 

  1. Dios escucha y contesta oraciones. Nunca desmaye ni dude si sus oraciones no son contestadas cuando y como usted quiere que sean.

 

  1. Busque Escrituras relacionadas con la oración y obedézcalas.

 

  1. En tiempos de enfermedad obedezca Santiago:5:13-18. llamando al pastor.

 

  1. Estudie las lecciones de este manual sobre “Oración; Qué es oración”, e “Importunidad en la oración”.

 

  • AYUNO: Otra poderosa arma nos es dada a través de la disciplina del ayuno. Auto-control es un imprescindible en esta área, pero las recompensas son grandes.

El ayuno es una de las mejores armas que tenemos para obtener humildad, poder sobre Satanás y para afectar las vidas de otros (Mat:9:14-18; 4:1-11; 17:14-21; Sal:35:13; 69:10; 109:24; Hec:10:30-33).

 

  1. Ayunar es simplemente abstenerse de comida o ambos comida y bebida.

 

  1. Dedíquese a ayunar regularmente. Es saludable tanto físicamente como espiritualmente.

 

  1. Haga ayunos largos; más de un día a la vez.

 

  1. Cuando su pastor convoque a un tiempo de ayuno, cumpla con él si de alguna manera le es posible.

 

  • ASISTENCIA AL TEMPLO: Nadie triunfa en vivir para Dios si es infiel a su asistencia Al templo. La asistencia al templo debe ser una prioridad número uno en su estilo de vida. A pesar del clima, visitas de huéspedes o muchos otros obstáculos, sea fiel en la asistencia al templo (Heb:10:23-29; Hec:2:4 147; 3:1).

 

  1. Determine una iglesia particular, un lugar regular de adoración, no corra de iglesia en iglesia.

 

  1. Asista a cada servicio regular en suel templo.

 

  1. Asista a cada servicio de avivamiento o los llamados especiales.

 

  1. Cuando haya servicio en su iglesia, no asista a otra iglesia aunque le guste su programa o el orador más que el de la suya. Asista a otras iglesias cuando no tenga servicios en la suya.

 

  1. Participe, adore, siéntese adelante e involúcrese en el servicio de la iglesia. Ignore distracciones, pase por alto los pequeños problemas y deje que Dios y Su causa sean el centro de su vida.

 

  • TESTIFICAR: La salvación es la más grande experiencia de la vida, comparta lo que usted ha recibido con otros, sin tener en cuenta su raza, creencia, color o persuasión religiosa. Nunca se avergüence de su experiencia personal y relación con Dios (Hec:1:8; 2:32; Dan:12:3; Mar:16:20).

 

  1. Diga a otros lo que Cristo ha hecho por usted.

 

  1. Su mayor testimonio es la vida que vive.

 

  1. Después que haya sido entrenado, comience a enseñar a otros estudios bíblicos en sus hogares.

 

  1. Muestre un espíritu cristiano al testificar. No sea contencioso o crítico, solo muestre amor y bondad a aquellos a quienes testifica.

 

  1. Muéstrese amigable con todos los visitantes en su iglesia estrechando sus manos,

 

  1. No haga comentarios graciosos sobre otras religiones ya sea públicamente o en privado. Nunca mencione nada a los visitantes acerca de su falta de adherencia a las normas de la iglesia.

 

  • INVOLUCRESE EN LOS MINISTERIOS DE SU ICLESLA: Conviértase en un inmediato participante en todos los programas de su iglesia. Únase y mézclese en cada actividad de la iglesia. Involúcrese, usted será rápidamente aceptado y apreciado. Pequeños problemas surgirán pero no permita que le desanimen, el trabajo de la iglesia es divertido y gratificador.

 

  1. Ser nuevo no lo restringe. No sea tímido, involúcrese; el pastor y los miembros apreciarán su involucramiento. .

 

  1. Tome un interés en la propiedad del templo; ayude a limpiar, pintar, construir, etc.

 

  1. Acepte responsabilidades. Usted es necesitado e importante para la causa de Cristo.

 

  1. Cualquiera que sea su edad, género, habilidades o posición económica hay algo que usted puede hacer. Encuentre su lugar y llénelo bien.

 

  1. Nunca sea envidioso de los talentos o posición de alguien más. Dios le abrirá las puertas de la oportunidad para servir si usted permanece fiel.

 

  1. Lo que sea que la iglesia esté haciendo, no critique, sea parte del programa.

 

  1. Apoye a su iglesia con sus finanzas a través de los diezmos, ofrendas y legados.

 

  1. Cuando nuevas personas se muevan a su comunidad y quieran hacer de su iglesia la do ellos, acéptelos, ámeles e introdúzcalos. Ayúdeles a sentir que ellos pertenecen y son parte de la iglesia y de la comunidad.

 

Nunca he visto a personas fallar a Dios cuando mantienen vivo este plan de acción en sus vidas individuales. Algunas de estas son duras batallas peleadas pero bien valen el esfuerzo. La gente más feliz en el mundo, son aquellos que se involucran en causas más grandes que ellos mismos. ¡La causa de Dios es la más grande en el mundo y Su plan de retiro para los fieles es literalmente fuera de este mundo!

 

 

SU PASTOR

 

Ahora que usted ya es salvo llegará a relacionarse con el ministerio de Dios conocido como la gente escogida para predicarle y enseñarle a usted la Palabra de Dios. Liderazgo espiritual le será provisto a usted y a la iglesia a través de estos hombres y mujeres. Siguiendo estas pautas básicas le asegurarán una buena relación con sus líderes.

 

  1. Su pastor es su obispo o supervisor espiritual (1- Tim:3:1-7; Hec:20:28).

 

  1. Otros ministros, juntamente con su pastor proveerán comida espiritual para el crecimiento y progreso de su alma. Recíbela con agradecimiento, siguiendo en su Biblia lo que predican y enseñan (Hec:20:28; 1- Ped:5:14).

 

  1. Perfeccionamiento (madurez) y edificación vendrán a su vida a través de la ministración de la Palabra de Dios (Ef:4:11-14).

 

  1. El método de Dios para salvar a los hombres y edificar su fe es a través de la predicación de la Palabra (1- Cor:1:21; Rom:10:14-17).

 

  1. Dios ha establecido el ministerio, especialmente a su pastor, como un atalaya para su alma (Ez:3:17-21; Hec:20:28; Heb:13:17; 1- Ped:5:2).

 

  1. Obediencia a su pastor es requerida siempre y cuando lo que él le pida hacer sea bíblico y correcto (Hebreos 13:7, 17, 24).

 

  1. Estime y honre a verdaderos y fieles ministros del evangelio sin tener en cuenta su edad oposición (1- Tes:5:12-13; 1- Tim:5:17-19; Fil:2:25-30).

 

Su pastor y otros ministros son simplemente hombres, llamados con un llamamiento santo a predicar la Palabra de Dios. Su humanidad no niega las anteriores verdades presentadas. Ame a su pastor, haga caso de sus consejos, hónrelo, obedezca su predicación y las bendiciones de Dios descansarán sobre usted y sobre su familia. Nunca se una a las filas de los criticones, rebeldes o desobedientes.

 

Apoye, ore y anime a su ministro. Los ministros necesitan la predicación tal como los demás, permítale el privilegio de asistir a reuniones y conferencias especiales. Insístale que tome tiempo con su familia, que se dé un tiempo libre y tome vacaciones. Todo esto solo servirá para hacerlo un mejor líder.

 

 

SU RELACIÓN CON OTROS

 

Por el hecho de su venir a Cristo, se le abrirán muchas puertas de comunión con otros. Las relaciones interpersonales son vitales para nuestro bienestar espiritual, mental y físico. Es importante que estas relaciones sean sanas y espirituales para nuestro bien y el bien de otros. Guardar estos puntos probará su utilidad.

 

  • CON LOS PECADORES: Ahora que usted ha l1ega a ser un cristiano sus antiguos relacionados observarán muy de cerca todo lo que dice y hace. Es extremadamente importante para nosotros que establezcamos el ejemplo apropiado ante ellos.

 

  1. Debernos proveer cosas honestas a los ojos de todos los hombres (Rom:12:17; 2- Cor:8:2 1).

 

  1. Si su compañero no es salvo procure conducirlo a Cristo, viviendo una vida santa y piadosa ante él (1- Ped:3:1-6; 1- Cor:7:12-16).
  2. Debemos conducirnos en sabiduría .y honestidad con todos los hombres, especialmente los pecadores (Col:4:5-6; 1- Tes:4:12).

 

  1. El pueblo de Dios es la luz del mundo y la sal de la tierra, que podamos conducirnos como corresponde (Fil:2:15; Mat:5:13-16).

 

Sea un cristiano en todo tiempo y en todo lugar y todo estará bien.

 

  • CON LOS SANTOS: Los cristianos son la gente más importante en el mundo y nuestros mejores momentos de confraternidad se encontrarán entre ellos. Amigos de proporciones incomparables serán suyos a través de sus años de congregación en una iglesia local. El pueblo de Dios se encariñará con usted en una medida a menudo más grande que la de sus relacionados de sangre.

 

Al cabo de poco tiempo descubrirá unos cuantos que no obedecen las enseñanzas de la Biblia y del pastor. Estos profesan mucho pero poseen poco. Amelos y ore por ellos pero su comunión con ellos debe ser limitada. Constantemente ellos se quejan, critican, reclaman y protestan. Llegar a involucrarse profundamente con ellos corromperá su buen espíritu. Escoja los mejores, siga su ejemplo, hágase su amigo y compañero de oración y sea feliz.

 

  1. Usted debe ser un ejemplo para los creyentes (1- Tim:4:12-16).

 

  1. Observe el ejemplo de otros (Tit:2:1-15; 1- Ped:5:3).

 

  1. Expanda su círculo de amigos, con fraternice con todos los santos no so1o con unos cuantos (Hec:2:42; 1- Juan:1:7).

 

  1. Conviértase en un pacificador, incremente amor y armonía en su asamblea local, anime a nuevos convertidos y oren los unos por los otros (Heb:12:14; Mat:5:9; 1- Ped:2:21).

 

  1. Practique la conducta del convertido como fue señalada por Pablo (Rom:12:9-21).

 

Vivir para Dios es tan maravilloso, emocionante y gratificador, ambos ahora y eternamente. Tome estas cuantas indicaciones bíblicas y de sentido común como guías; ellas le librarán de muchos dolores y peligros. Muchas áreas no han sido tocadas aquí pero a través del estudio personal, la experiencia y la guianza de su pastor y la ayuda de Dios, usted vencerá. Aprópiese de todos los buenos dones y promesas para usted, la vida nunca será más feliz.

 

Ahora que usted ya es salvo, ¡ESTO ES LO QUE ES!