Historia de la Ipuc

Iglesia Pentecostal Unida de Colombia  una historia que no termina. Este es una pequeña reseña histórica de cómo llegó el evangelio a Colombia.


Este capítulo narra la historia de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia entre los años 1937-1970, cuyo trabajo investigativo se hizo principalmente a través de entrevistas no estructuradas, conversaciones personales y cartas. También fueron consultados ciertos materiales escritos, incluyendo un manuscrito de Mollie Thompson (una de las misioneras), y fueron consultados los registros de la Confederación Evangélica de Colombia para verificar muchos de los hechos narrados. Algunos cuestionarios desarrollados en la asamblea de pastores realizada en la ciudad de Bogotá en 1969, y los informes semestrales de la tesorería de la IPUC, proporcionan datos estadísticos. La interpretación de los hechos, proviene directamente de los informantes pentecostales.

La primera persona que trajo a Colombia el mensaje combinado de la experiencia pentecostal y la naturaleza unicitaria de la Divinidad, arribó en 1937. [1] Danés de nacimiento y naturalizado como ciudadano canadiense, Aksel Verner Larsen llegó a Málaga (Santander) con su esposa y su hijo pequeño a estudiar español con algunos misioneros pentecostales independientes, quienes no compartían la doctrina de la Unicidad. Él era sostenido por La Iglesia Pentecostal del Evangelio Completo, [1] establecida en Canadá.

 

Los Larsen se trasladaron a Bucaramanga. La obra no prosperaba y nadie se convertía. En noviembre de 1938, en medio de muchas pruebas espirituales, la señora Larsen murió en el parto de su bebé, dejando solos a su esposo, su hijo y a su recién nacida hijita. El hermano Larsen permaneció en Bucaramanga, mientras otros misioneros se encargaron de los niños. La junta administrativa de la misión le instó a retornar a Canadá, pero él sintió que a pesar de su pérdida debía quedarse. Al fin, surgió un pequeño grupo. Algunas veces la congregación estaba compuesta por el hermano Larsen y alguna otra persona; en algunas otras ocasiones estaba compuesta por quince personas. Entre los primeros convertidos había algunos miembros de la familia Bernal, incluyendo a uno de sus hijos, en ese entonces de once años, Campo Elías.

 

Durante este tiempo, dos misioneras independientes llegaron a Bucaramanga desde los Estados Unidos. Estas eran Pearl Cooper y Fayetta Barnard. En Colombia, ellas fueron unidas al pentecostalismo unicitario, y comenzaron a enseñar este mensaje. Después de dos años de viudez, el hermano Larsen se casó con una de aquellas misioneras, Fayetta Barnard. Trabajando juntos, la pareja fundó una pequeña iglesia en Bucaramanga, mientras que Pearl Cooper partió para la Costa Atlántica a evangelizar. [2]

 

Cuando llegó el tiempo de la licencia, una pareja estadounidense, los hermanos Ball, reemplazaron a los Larsen en Bucaramanga, haciéndose cargó del grupo de treinta pentecostales que se reunían en una casa alquilada. Los hermanos Larsen llegaron hasta Barranquilla en su viaje hacia Canadá, y en ésta ciudad sufrieron una demora al hacer las conexiones del viaje. Utilizaron esa oportunidad para evangelizar, repartiendo tratados y hablando a la gente en las calles. Los resultados fueron tan prometedores que decidieron no tomar su licencia en ese tiempo. Pronto estuvieron en capacidad de comenzar cultos en uno de los barrios más pobres de la ciudad. Esta nueva obra y la de Bucaramanga, fueron los únicos grupos de la doctrina pentecostal unicitaria en Colombia hasta 1950.

 

Los Larsen retornaron a Barranquilla después de su licencia, mientras que los hermanos Ball se quedaron en la obra de Bucaramanga. En 1943, un carpintero canadiense llamado Sanford Johnston, sintió un llamado misionero hacia Colombia. Entre los líderes y la junta directiva no había mucha seguridad acerca del llamado de aquel hermano. A pesar de dicha oposición, él fue a Miami (Estados Unidos) y de allí viajó a Barranquilla, sabiendo solamente el número del apartado aéreo de los Larsen. Después de recorrer toda la ciudad, por fin halló a un taxista quien le guió a la iglesia.

 

El hermano Johnston llegó a familiarizarse muy bien con la obra en Bucaramanga, donde conoció al joven Campo Elías Bernal, quien después de haber estudiado dos años de bachillerato y tres de enseñanza bíblica con la señorita Pearl Cooper, estaba ayudando a los Ball allí. Johnston entonces fue a las selvas de Sarate, donde trabajó por varios años sin lograr convertidos. Después de cinco años en Colombia, regresó a Canadá para un año de recuperación. No obstante aunque no fue reconocido por la junta de misiones como un misionero oficial, él regresó a Colombia en 1949, trayendo a su nueva esposa, la viuda de un misionero en la India.

 

En 1945, la Asamblea Pentecostal de Jesucristo y la Iglesia Pentecostal Incorporada de los Estados Unidos, se unieron para formar la Iglesia Pentecostal Unida (United Pentecostal Church). En 1946, la Iglesia Pentecostal del Evangelio Completo (del Distrito Marítimo del Canadá) se adhirió a la Iglesia Pentecostal Unida. [3] La nueva organización envió tres nuevos misioneros a la obra colombiana en 1949. Sallie Lemons, ciudadana estadounidense que se había convertido de la Iglesia Bautista del Sur, y el hermano William Drost y su esposa Ruth, canadienses, arribaron a Barranquilla, donde los Larsen los relacionaron con la obra.

 

En esa época, en el departamento del Valle del Cauca no había pentecostales de ninguna denominación, sino unos pocos presbiterianos, la relativamente bien establecida misión de la Unión Evangélica Misionera, y los comienzos de la misión de la Iglesia Bautista. El hermano Johnston y su esposa fueron a Cali, la capital del Valle que estaba registrando un rápido crecimiento, con la visión de realizar un trabajo allí. Él era anciano y escasamente hablaba español. El pequeño grupo de Barranquilla era pesimista sobre su opción de iniciar una obra en esa ciudad.

 

Desconociendo sus limitaciones, Johnston envió por Bernal, diciéndole de la revelación que había tenido de Dios, de un enorme avivamiento pentecostal que ocurriría en los departamentos del Valle, Antioquia y Caldas. Bernal prometió que si algo le pasaba al hermano Johnston, él continuaría el trabajo.

 

El templo Pentecostal en Barranquilla fue dedicado en 1949. Johnston estaba demasiado enfermo para ir, pero Campo Elías Bernal fue y allí se encontró con el hermano Drost. Bernal le dijo a éste del intento de iniciar una obra en la región occidental de Colombia y de la enfermedad del hermano Johnston, invitando a Drost a ir a Cali.

 

Una semana más tarde, tratando de ayudar a un creyente y compatriota canadiense, el hermano Drost llegó a Cali. Inmediatamente dejó su maleta en la humilde vivienda donde se realizaban los cultos y donde el hermano Johnston vivía, y salió a la calle. Para consternación de todos, no regresó sino hasta las 9:00 de la noche. Él había ido a hablar con los mineros de los alrededores, y sus respuestas le confirmaron que ese era el lugar en que Dios quería que trabajara.

 

El hermano Johnston le habló al hermano Drost sobre su revelación y la forma en que Bernal había estado ayudando en su realización. Tiempo después el hermano Johnston descansó en el Señor, dejando al hermano William Drost a cargo del trabajo en la parte occidental de Colombia, el cual llevó a su familia a Cali en el otoño de 1949. Los cultos comenzaron en su hogar del barrio de clase obrera, en La Bretaña.

Primeros Misioneros ipuc

La primera persona que trajo a Colombia el mensaje combinado de la experiencia pentecostal y la naturaleza unicitaria de la Divinidad, arribó en 1937. [1] Danés de nacimiento y naturalizado como ciudadano canadiense, Aksel Verner Larsen llegó a Málaga (Santander) con su esposa y su hijo pequeño a estudiar español con algunos misioneros pentecostales independientes, quienes no compartían la doctrina de la Unicidad. Él era sostenido por La Iglesia Pentecostal del Evangelio Completo, [1] establecida en Canadá.
 


Aksel Verner Larsen, su esposa Fayetta, y los hijos de su primera esposa: Keith y Abigail

Larsen Bautizando en el nombre de Jesús

El epitafio dice: Misionero A. Verner Larsen 1904-1972. Padre amoroso, amado esposo de Fayetta C. Barnard

Hermanos junto con el misionero Larsen

 

 

Logo Ipuc historia

Informes misioneros

Conoce un poco más de la misiones tanto nacionales como internacionales descargas.

Informes misioneros Nacionales como internacionales
.

More.

Directivas Ipuc

Actualmente este es el grupo de directivos de la Iglesia pentecostal Unida de Colombia

Video historia de la Ipuc

La llegada del evangelio a Colombia