Historia de la Ipuc

Uno de los primeros convertidos en Costa Rica, era un miembro de una pandilla de malhechores, quien se transformó en un miembro respetable de la iglesia. Pero sus ex-asociados pensaban que sabía demasiado, y todos sabían que él estaba en gran peligro. De todas formas, él deseaba quedarse para tratar de evangelizar a sus antiguos compañeros. Una noche, su casa fue rodeada por la banda. Su esposa y su niño pudieron escapar rodando bajo los arbustos de café, pero él fue torturado, cortado con machetes, y se le dejó morir con su Biblia abierta en su sangrante pecho. Los creyentes ampararon a otros ex-guerrilleros, tanto de sus viejos compañeros como de las autoridades.

 

El sacerdote de Costa Rica también hizo lo posible por impedir a los pentecostales proseguir el trabajo iniciado. Se ordenó que no se comprara nada a los creyentes ni se les vendiera o alquilara a ellos terrenos para construir una iglesia. Finalmente, el grupo de creyentes tuvo la oportunidad de arreglar un negocio secreto para comprar un lote. Primero construyeron una pared para encerrarlo e impedir la vista, y entonces comenzaron a trabajar en la construcción de la edificación. Como quiera, la construyeron sin bases o soportes suficientes, y se vino abajo hacia la calle, derribando un poste de la energía, el que continuó cayendo cuesta abajo, arrastrando todos los postes tras sí, hasta llegar al transformador, con el que golpeó, dejando a la ciudad de Costa Rica en total oscuridad. Como resultado de esto, el obrero fue arrojado a la cárcel, y las iglesias del Valle del Cauca debieron reunir el dinero para pagar el daño causado. Este suceso paralizó temporalmente las actividades de construcción de la iglesia en Costa Rica.

 

Por fin la iglesia arregló comprar un lote de un policía de Costa Rica. El día antes de que los papeles fueran aprobados en Ginebra, la cabecera municipal, el policía fue enviado sólo a las montañas a luchar con los bandidos. El policía notó que sus superiores estaban tratando de evitar que firmara para la venta de su propiedad. De todos modos, el trato se llevó a cabo y la iglesia fue construida.

 

Los hermanos Drost salieron de Colombia en 1959 para ir a Uruguay, dejando 25 iglesias establecidas en el departamento del Valle. Los hermanos Morley vinieron de Pereira para ayudar en la región y supervisar con el hermano Jesús Cardozo la construcción del “Tabernáculo” en Palmira. El hermano Manuel Ospina fue a la iglesia de Pereira. La cadena de iglesias pentecostales continuó creciendo; fueron bautizados creyentes en Neiva (Huila); Currulao y Turbo (Antioquia); Eurera y Rioblanco (Tolima); lo mismo que en las áreas establecidas anteriormente. Los nuevos lugares de predicación incluyeron a Colonia (Magdalena); El Copey (Cesar); Puerto Rico (Caquetá) y Pitalito (Huila). El hermano Eduardo García fue transferido a Medellín, donde había un grupo de 60 creyentes. Al principio tuvo problemas con los poderosos sacerdotes de la ciudad.

 

El grupo de Palmira continuó evangelizando toda el área. En 1960 fueron a la ciudad de El Cerrito, en el Valle. Todos aquellos que primero entraron a la ciudad para predicar fueron perseguidos y amenazados con la muerte. En un esfuerzo por salvar a sus feligreses del error, el sacerdote en un momento dado entró a los cultos pentecostales para sacar a la gente.

 

Con la nueva década, nuevas iglesias pentecostales comenzaron a surgir, incluso a una mayor velocidad, en todas partes del país, incluyendo el oriente con Barbosa (Santander), Cúcuta (Norte de Santander), Valledupar (Cesar), Codazzi (Cesar), Tibú (Norte de Santander); la selva y las llanuras orientales con Puerto Limón, San Juan de Arama, El Amparo, Upia y Granada (Meta), Panjil y Florencia (Caquetá), Río Putumayo y Puerto Asís (Putumayo), Istmina (Chocó) en Huila y Tolima con Cerrea, Atacá, Gigante, Saldaña, Rioblanco, Algeciras, Líbano, Gallego, La Plata, Resinas, Guadalupe; en el norte, Polmar (Atlántico), Montería y Cereté (Córdoba). En Cauca y el Valle se abrieron nuevas obras en Obando, Dagua, Quebradanueva, Alcalá y Pradera. A pesar de la disminución general de la violencia debido al pacto entre los partidos tradicionales y la formación del Gobierno del Frente Nacional, los pentecostales aún sufrieron persecución.

 

En 1962 en el área rural de El Cerrito (Valle), Emilio y Rosa de Oquendo, miembros de la Iglesia Pentecostal, fueron asesinados en su finca, les cortaron la cabeza y violaron a su única hija. El sacerdote de esta ciudad no permitió que fueran enterrados en el cementerio. La policía llevó los cuerpos a Buga, donde el sacerdote de ese lugar también rehusó dejar que los enterraran. Finalmente, tres días después de haber sido asesinados, los cuerpos fueron entregados en medio de la noche a la iglesia en Palmira y enterrados entonces al cuarto día.

 

Los hermanos de Alcalá comenzaron a llevar el mensaje a las ciudades vecinas. Los funcionarios de Quimbaya, en el límite departamental, estaban decididos a no dejarlos entrar. Mientras los hermanos predicaban en el parque de dicha ciudad, un policía se aproximó, preguntando quién les había autorizado predicar. El predicador le mostró la Biblia. El policía le dijo que no lo podía hacer, a lo que el hermano Leopoldo Rodríguez replicó, “Yo tengo que hacerlo”. El agente le aseguró que sería llevado a la cárcel si lo volvía a hacer.

 

El domingo próximo un grupo de 18 hermanos llegó para realizar unos cultos allí. El policía y el alcalde los llevaron a la cárcel, encabezando una procesión de pentecostales cantando. Ellos oraron y cantaron la noche entera que estuvieron encerrados. Cuando fueron puestos en libertad al otro día, el alcalde les preguntó si no sería mejor alquilar una casa. El pastor vio eso como una invitación, y contestó, “Sí, creo que voy a hacerlo”. El grupo en Quimbaya comenzó a crecer.

 

Los indios Meme, ocupaban las montañas estériles del lado occidental del Valle del Cauca, empujados hacia allá mientras los colonos blancos ocupaban sus tierras. Algunos de los miembros de la tribu iban a Zarzal a buscar provisiones. En 1961, uno de ellos que hablaba español, se enfermó. Un creyente habló con él en la calle, invitándole a un servicio. Fue, el Señor lo sanó y se convirtió. Regresó a su tribu, y volvió rápidamente con un grupo para que los bautizaran. Se inició una nueva obra entre los Memes y ellos buscaron un obrero para que fuera a dirigir el grupo. De cualquier forma, los bandoleros que controlaban el área no permitían que nadie la atravesara, solamente los indios. Un obrero secular de baja estatura y tez oscura, Martín, se disfrazaba como indio e iba a dirigir las reuniones. No obstante que fue desafiado por los guardias, él hacía la travesía y realizaba los cultos para ellos, ayudando a establecer la Iglesia Pentecostal allá. El 29 de Marzo de 1969, apareció un artículo en el diario El País, de Cali, hablando de la extensión del pentecostalismo entre los Memes (diciendo que el 80 por ciento de la tribu era pentecostal) y de cómo la tribu, después de su conversión, había llegado a ser de una gran moralidad.

Primeros Misioneros ipuc

La primera persona que trajo a Colombia el mensaje combinado de la experiencia pentecostal y la naturaleza unicitaria de la Divinidad, arribó en 1937. [1] Danés de nacimiento y naturalizado como ciudadano canadiense, Aksel Verner Larsen llegó a Málaga (Santander) con su esposa y su hijo pequeño a estudiar español con algunos misioneros pentecostales independientes, quienes no compartían la doctrina de la Unicidad. Él era sostenido por La Iglesia Pentecostal del Evangelio Completo, [1] establecida en Canadá.
 


Aksel Verner Larsen, su esposa Fayetta, y los hijos de su primera esposa: Keith y Abigail

Larsen Bautizando en el nombre de Jesús

El epitafio dice: Misionero A. Verner Larsen 1904-1972. Padre amoroso, amado esposo de Fayetta C. Barnard

Hermanos junto con el misionero Larsen

 

 

Logo Ipuc historia

Informes misioneros

Conoce un poco más de la misiones tanto nacionales como internacionales descargas.

Informes misioneros Nacionales como internacionales
.

More.

Directivas Ipuc

Actualmente este es el grupo de directivos de la Iglesia pentecostal Unida de Colombia

Video historia de la Ipuc

La llegada del evangelio a Colombia